El Gobierno francés se queja a Renault por no informarle antes del espionaje

El Gobierno francés se queja a Renault por no informarle antes del espionaje

"A partir del momento en que hay sospechas de espionaje para una red internacional –señaló Besson en una entrevista a la emisora "Radio J'– me parece que habría sido bueno informar al Estado", que además es accionista de referencia del fabricante automovilístico.

El ministro indicó que les había dicho lo que pensaba a ese respecto tanto al presidente de Renault, Carlos Ghosn, como a su director general, Patrick Pélata, y por tanto "hemos saldado las cuentas, nos hemos explicado con Renault".

Pero no quiso llevar más lejos la polémica: "quiero apoyar a este sector muy importante del vehículo eléctrico y quiero trabajar hombro con hombro con Renault".

Las declaraciones del ministro llegaron el día en que "Le Journal du Dimanche' había publicado una entrevista a Ghosn en la que justificó haber mantenido confidencial la investigación sobre el supuesto caso de espionaje que implica a tres de sus directivos –ahora ya despedidos– porque querían estar seguros de "la gravedad del asunto".

Ghosn precisó al dominical que cuando recibió las primeras noticias a finales de agosto pasado decidió utilizar "los procedimientos habituales" de la empresa, lo que se tradujo en una investigación interna: "teniendo en cuenta la gravedad de la situación, no había que precipitarse ni ralentizar las cosas".

"Todos los elementos que tenemos están ahora en manos de la justicia. no me corresponde entrar en los detalles de lo que hemos hecho. Pero hemos sido irreprochables en cuanto a la legalidad", concluyó el presidente de Renault.