La falta de conexión entre Ford y Picassent paraliza inversiones del automóvil

La falta de conexión entre Ford y Picassent paraliza inversiones del automóvil

j. l. z. | valencia El bloqueo en la negociaciones que mantienen el ayuntamiento de Picassent y el Ministerio de Fomento para establecer una conexión directa entre el polígono industrial Juan Carlos I (instalado junto a la factoría Ford) y el de La Coma (Picassent) están paralizando inversiones de la industria auxiliar del automóvil. Ambas administraciones, tras reanudar los contactos a principios de este año, siguen sin alcanzar un acuerdo para construir este nuevo acceso „en la actualidad tan sólo hay un camino rural„ que permitiría unir ambos recintos y de este modo, atraer a nuevos proveedores de la multinacional norteamericana.

La Generalitat, que impulsa es nuevo eje viario de cinco kilómetros que atraviesa la A-7 y la línea férrea del AVE, considera necesario que la citada administración local y central se pongan de acuerdo para acometer y financiar esta infraestructura clave para el futuro de Ford. El parque de proveedores colindante a la fábrica ya no dispone de espacios libres y la conselleria de Economía descarta por el momento promover una nueva fase de ampliación.

Los nuevos modelos de Ford están elevando la carga de trabajo y el empleo y pueden atraer nuevas inversiones. Sobre la situación del sector, el presidente del Cluster de Automoción de la C. Valenciana, Emilio Orta, destacaba ayer el esfuerzo realizado por las empresas de automoción para ganar en competitividad y convertirse en el segundo país productor de vehículos de Europa y en el sexto por costes. Orta realizada estas declaraciones en la sesión de apertura del encuentro organizado por la agrupación empresarial AVIA y APD, Asociación para el Progreso de la Dirección. En su opinión, a pesar de la distancia, gracias a la competitividad adquirida por las empresas españolas y valencianas es posible mantener la producción en este país y competir con naciones como Chequia o Polonia. En este sentido comentó que España alcanzó una producción de 2,16 millones de vehículos, de los cuales 227.150 corresponden a la C. Valenciana. José Abargues, director de Recursos Humanos de Ford, insistió en la flexibilidad laboral como una de las claves para mantener las buenas cifras que empieza a registrar ahora el sector.

El director general del Ivace, Joaquín Ríos, subrayó la creciente aportación del automóvil al PIB industrial y al empleo de la autonomía. El negocio del automóvil celebra el buen momento que atraviesa y lo achaca al cambio de producción por productividad.

NOTICIA LEVANTE: PINCHA AQUÍ