La deslocalización ha eliminado 33 fábricas y 9.300 empleos en la industria de automoción

La deslocalización ha eliminado 33 fábricas y 9.300 empleos en la industria de automoción

Así se desprende del informe Deslocalización en el sector auxiliar del automóvil, incluido en un monográfico sobre el sector de la automoción de la revista "Economía Industrial', editada por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

El informe, al que ha tenido acceso Europa Press, indica que las 33 plantas deslocalizadas en España en el período 2001–2008 pertenecían a multinacionales. Sólo tres de las factorías pertenecían a empresas españolas, mientras que las 30 restantes forman parte de corporaciones de capital extranjero.

Por destino geográfico, las actividad de las 33 fábricas que perdió el tejido industrial español se reubicó en 42 instalaciones industriales de todo el mundo. Así, recibieron producción de plantas españolas 19 factorías de Europa del Este, ubicadas principalmente en República Checa, Polonia, Eslovaquia y Rumanía.

El segundo destino que acogió más producción deslocalizada fue el Norte de Africa (Túnez y Marruecos) con diez factorías, seguido de Europa occidental (Francia, Alemania, Italia y Portugal) con siete plantas; Latinoamérica (México), con cuatro plantas); y China, con dos plantas.

Tipos de producto

En cuanto a la tipología del producto deslocalizado, el cableado concentra más del 35% de los casos, seguido de los productos textiles (tejidos, fundas de asientos y sacos de airbags) con un 18%, en tanto que los productos de caucho y plástico (tubos, gomas y elementos externos estéticos) suponen el 12% del total.

Las fábricas dedicadas a la producción de pequeños elementos metálicos (cojinetes, rodamientos o latiguillos) sumaron tres casos de deslocalizaciones contabilizadas, mientras que las de motores eléctricos sumaron otros tres casos.

Por otro lado, el informe, obra del Departamento de Organización de Empresas de la Universidad de Vigo, señala que en el 85% de los casos la deslocalización fue total, es decir, condujo al cierre de las instalaciones, mientras que en cinco casos (15%) la migración afectó a alguno de los productos o a una parte del proceso de producción.