Los concesionarios españoles realizan 11 millones de reparaciones al año, por 3.400 millones