AEF ve un "buen síntoma" en que Industria renuncie a la retroactividad, pero pide prudencia

AEF ve un "buen síntoma" en que Industria renuncie a la retroactividad, pero pide prudencia

"Si se confirmase la información, que damos por buena y nadie la ha desmentido hasta ahora, se valora muy positivamente el criterio gubernamental de descartar la retroactividad", indicaron las fuentes.

A juicio de esta asociación empresarial, que representa a algunos de los mayores grupos fotovoltaicos del país, entre ellos FRV, T–Solar, Solaria o Isofotón, "la falta de claridad en la aplicación concreta podría seguir generando incertidumbre".

Junto a esto, advierte de la posible "forma solapada de retroactividad" que podrían crear, en caso de ser "reales", las propuestas de Industria de reducir horas anuales retribuidas a tarifa en las instalaciones fotovoltaicas, salvo que el límite se corresponda con las horas realmente fijadas en los proyectos.

"El recorte de los ingresos vía horas puede ser igual de ilegal que vía tarifa", advierte la asociación presidida por Juan Laso, que considera además que esta forma de retroactividad "seguiría cercenando el planteamiento retributivo de la energía solar fotovoltaica y las expectativas de tantos profesionales del sector e inversores nacionales y extranjeros".

"Como cualquier otra forma de retroactividad, esa reducción impediría la rentabilidad de los "project finance' y de las inversiones efectuadas en un horizonte de larga duración, y pondría al sector en grave peligro", asegura.

El diario "Cinco Días' publica hoy que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dado al ministro de Industria, Miguel Sebastián, la orden de no aplicar la retroactividad en el recorte a las renovables, y que esta decisión responde a la intermediación de la banca, que tiene préstamos comprometidos con el sector por cerca de 15.000 millones. En el caso de la fotovoltaica, que es la tecnología que previsiblemente sufrirá mayores recortes, la Asociación de la Industria Fotovoltaica (Asif) asegura que el objetivo de Industria es recortar en 1.000 millones anuales durante tres años la retribución recibida por el sector, que en 2009 alcanzó 2.600 millones en concepto de primas.