Alerta roja en el sector del automóvil

Alerta roja en el sector del automóvil

JOSÉ LUIS ZARAGOZÁ

El cuarto descenso consecutivo de matriculaciones de automóviles durante el mes de octubre –que supone situar el volumen de ventas en niveles de 1995– enciende la alerta roja en el sector de los concesionarios. Sin ayudas públicas y tras la subida del IVA del 16% al 18% desde el pasado verano, la comercialización de turismos y todoterrenos registró un descenso del 49,9% en la Comunitat Valenciana en octubre en comparación con idéntico mes de 2009, hasta situarse en las 5.401 unidades vendidas, según constatan los datos facilitados ayer por las patronales de fabricantes (Anfac) y de vendedores y concesionarios Ganvam y Faconauto. En España, la debacle fue algo menor que en la Comunitat Valenciana, donde las ventas de coches cayeron un 37,6% el pasado mes, contabilizando un total de 61.366 unidades matriculadas.

Valencia concentró el 52% de las ventas registradas en la Comunitat, seguida de Alicante con 1.950 coches, que experimenta un descenso del 45,2% durante el pasado mes. Castelló, por su parte, anota una caída de ventas del 48,4% con 605 matriculaciones. La autonomía que más cayó en el décimo mes del año fue Galicia. Con 3.244 unidades obtuvo una contracción del 50,8%, seguida de Castilla y León (–50%). Por debajo se situan Cantabria (–49,5%), Extremadura (–48,9%) y País Vasco (–47,3%).

En relación a las marcas más vendidas en Valencia hasta octubre, encabezan el ranking de matriculaciones las enseñas Ford, con 5.546 matriculaciones, seguida de las firmas Peugeot y Volkswagen, con 3.254 y 3.042 unidades, respectivamente. Mientras, las marcas Citroën, con 2.854 unidades y Seat, con 2.606 unidades vendidas, fueron también representativas, ocupando el cuarto y quinto puesto entre las más demandadas en Valencia. El presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, considera que la acusada bajada de las operaciones arrastra a los concesionarios hacia posibles caídas como "auténticas fichas de dominó" en estos últimos meses. Desde que estallara la crisis hace más de dos años se han perdido más de 30.000 empleos en redes de distribución y se han destruido miles de pymes pertenecientes a este negocio.

Posibles deslocalizaciones

Las consecuencias de un mercado estancado en unos niveles bajos son muy negativas tanto para la ocupación como de las propias factorías instaladas en España. "Las inversiones siguen al crecimiento de los mercados en las distintas regiones y las multinacionales pierden interés en invertir en un país con un mercado pequeño", argumenta Anfac. La debilidad de la economía coincidirá con posibles adjudicaciones de nuevos modelos a fábricas, que no se verán favorecidas por un entorno tan desfavorable.

Control de las ITV y suprimir impuestos

Aunque en el acumulado del año las ventas presentan una mejora del 11,8% respecto a enero–octubre de 2010 en Valencia, los empresarios del sector sostienen que la subida del primer semestre no compensará la "alarmante y catastrófica" situación de los concesionarios, reconocen los representantes valencianos de Faconauto y Ganvam, Manuel Palma y Francisco Götz, respectivamente. Entre las propuestas abogan por un mayor control en las ITV (existe un parque de 3 millones de vehículos que no pasan la inspección, según Faconauto), así como la supresión del impuesto de matriculación. Respecto a las previsiones para 2011, Götz considera que no se contemplan perspectivas de recuperación dada la grave crisis.