Bancaja augura al menos otros dos años de dificultades

Bancaja augura al menos otros dos años de dificultades

El director general de Bancaja, Aurelio Izquierdo, aseguró ayer ante la asamblea ordinaria de la entidad que los resultados de la caja hasta septiembre están enmarcados en "un entorno de bajo nivel de actividad económica, con tipos de interés en mínimos históricos, un importante déficit público y elevadas tasas de paro". En su opinión, esta situación, que se prolongará al menos durante los dos próximos años, "seguirá afectando de forma inevitable a los resultados de la totalidad de las entidades financieras", según el comunicado hecho público ayer por la institución financiera tras la reunión de Castelló, donde se aprobaron con solo una abstención las líneas generales para 2011 y donde las escasas intervenciones que se produjeron, según las fuentes consultadas, fueron en su mayor parte de guante blanco. La sustitución de un vocal en la comisión de control del sindicato Csica por otro de UGT fue aprobada por unanimidad.

El presidente de Bancaja, José Luis olivas, aseguró de cara al año que viene que, para hacer frente a la crisis económica y "para volver a suministrar recursos en la medida necesaria, los mercados nos pedirán cada vez más una dimensión adecuada, solvencia probada, incremento de recursos propios y correcta diversificación de inversiones y riesgos". Olivas defendió el papel de las entidades financieras frente a quienes las culpan de haber provocado la crisis y recordó al respecto que la misión de los intermediarios financieros "no es ahorrar ni invertir, sino canalizar el ahorro hacia la inversión de forma profesional, prudente, responsable y eficiente". De la misma forma, "el ahorro o inversión no depende de la banca, sino de las fuentes últimas del ahorro y de las empresas no financieras y particulares que demandan crédito". Con todo esto, según el mencionado comunicado, Olivas concluyó que la capacidad de prestar depende del conjunto de toda la sociedad, mientras que los bancos y cajas "se limitan a facilitar la relación entre ahorradores e inversores". Por último, remarcó que "lo que desde luego no puede hacer una entidad es rebajar los criterios de prudencia y oportunidad durante una crisis".

Las líneas de actuación de 2011 se centrarán en "profundizar en la especialización de oficinas para ganar cuota de mercado, gestionar con criterios de orientación hacia el cliente" y "reforzar la estrategia de marca".

El SIP empezará a operar en enero

El director general de Caja Madrid, Matías Amat, aseguró ayer que el proceso de unión que llevan a cabo Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja, mediante un Sistema Institucional de Protección (SIP), estará inscrito en el Banco de España antes de que finalice diciembre, ya que prevé comience a operar en enero. Durante su intervención en el VI encuentro del sector bancario: "Construyendo el futuro", Amat estimó que la tasa de morosidad de las entidades financieras seguirá incrementándose en los próximos meses, aunque destacó que la de las cajas se redujo en septiembre frente a la de los bancos.