Citroën confirma que Mitsubishi será su socio en el coche eléctrico de Vigo

Citroën confirma que Mitsubishi será su socio en el coche eléctrico de Vigo

El centro de producción de baterías de litio que Mitsubishi planea construir a 40 kilómetros de distancia de la planta de PSA Peugeot Citroën de Vigo cuenta con la carga de trabajo de la multinacional francesa desde el minuto uno de su entrada en funcionamiento.

Los japoneses cuentan con la adjudicación de las baterías eléctricas que podrían equipar las furgonetas Citroën Berlingo y Peugeot Partner fabricadas en la ciudad olívica si la compañía nipona decidiese finalmente instalar su planta europea en el Parque Tecnológico de Salvaterra. «Trabajamos juntos para ampliar a las furgonetas el proyecto inicial de utilizar los equipos de tracción de Mitsubishi para pequeños modelos de coches que se venderán con las marcas Peugeot y Citroën», explicó ayer en Francia la multinacional.

PSA también confirmó que este macroproyecto fue el motivo de un encuentro que mantuvieron en las instalaciones de Vigo la semana pasada los presidentes del grupo galo, Philippe Varin, y de Mitsubishi Motors, Osamu Masuko, y que habría servido para convencer a los japoneses de las ventajas que tendría su inversión en Galicia.

Los dos constructores anunciaron el pasado mes de junio su intención de ampliar la alianza que mantienen para colaborar en las cadenas de tracción eléctricas para vehículos utilitarios ligeros, pero sin más detalles.

Esa colaboración cobra ahora una nueva dimensión, tras la confirmación de que la asignación a la planta de Vigo del primer vehículo comercial ligero de Citroën es un proyecto directamente ligado a la fábrica de baterías de Mitsubishi.

Conexión franconipona

La factoría de los japoneses –en el caso de que la alternativa gallega que compite contra el Burgerland austríaco sea la opción ganadora de los 500 millones de euros que supone la inversión–,?estaría comunicada con la fábrica de coches a través de un vial que está en proceso de construcción y, según las dimensiones que se van conociendo, podría llegar a alcanzar una capacidad productiva de un millón de baterías al año (cuando esté plenamente operativa) y daría empleo a unas 1.500 personas.

La furgoneta eléctrica no llegará a los concesionarios hasta después del 2012 y no será el primer modelo en el mercado de la alianza francojaponesa. Fruto de los acuerdos sobre vehículos eléctricos entre Mitsubishi y PSA Peugeot Citroën, a partir de este próximo mes de octubre se va a iniciar la producción del modelo europeo del Mitsubishi i–MiEV; y en cuestión de pocas semanas saldrán a la venta los pequeños enchufables Peugeot iOn y Citroën C–Zero, que están equipados con sistemas eléctricos desarrollados por Mitsubishi en Japón.