El motor aplaude la disposición del Gobierno de negociar otro Plan 2000E

El motor aplaude la disposición del Gobierno de negociar otro Plan 2000E

G. S. Vega – Madrid – 25/03/2010

Las principales patronales empresariales de la industria española del motor aplaudieron ayer la disposición del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de negociar una posible renovación –la segunda– del programa estatal de achatarramiento de coches, el Plan 2000E. Zapatero recordó ayer en el Congreso de los Diputados que este programa tiene un carácter "extraordinario" y que, en principio, la previsión del Gobierno es retirarlo cuando se cumpla el objetivo de 200.000 operaciones previstas.

Sin embargo, el mandatario abrió la puerta a la esperanza. En respuestas al portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, aceptó su petición de negociar una posible prórroga en el marco de la negociación del Pacto de Zurbano, que forman el Gobierno y las fuerzas políticas.

El presidente del Gobierno sólo se ha comprometido a aceptar debatir este asunto. En la práctica, sin embargo, supone un cambio respecto al discurso oficial seguido desde octubre por el ministro de Industria, Comercio y Turismo, Miguel Sebastián. En aquel mes, el ministro anunció la renovación del Plan 2000E, con la dotación de otros 100 millones, y recalcó que una vez se acabase este dinero, no habría más ayudas. La Comisión Europea respaldaría posteriormente estas palabras al pedir que este tipo de ayudas desapareciesen paulatinamente (en Alemania ya se acabaron y las ventas se han desplomado un 20%).

Zapatero defendió que el Plan ha sido "enormemente positivo" y ha ayudado a la producción de vehículos en España. El programa, junto al plan de competitividad del sector impulsado por el Ministerio de Industria, ha "garantizado" la "presencia" de las principales plantas españolas y su "viabilidad de futuro" con la fabricación de nuevos modelos. Por ello, el presidente trasladará la petición a los ministros integrantes de la comisión negociadora, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, el titular de Fomento, José Blanco, y Miguel Sebastián, a quienes Zapatero se refirió como "el tridente".

Estas palabras han causado un gran alivio en los principales agentes de la industria, que han avisado en repetidas ocasiones que la combinación del fin de las ayudas junto al alza de dos puntos del IVA prevista para verano sería "fatal" para las empresas. El director general de Anfac, Luis Valero, calificó ayer de "positivas" estas palabras, y aseguró que la renovación del 2000E sería una "medida razonable", en tanto la economía "no crece para mantener este mercado".

El presidente de la patronal de los concesionarios, Antonio Romero–Haupold, por su parte, se felicitó de esta decisión. "El Plan 2000E ha sido nuestro pulmón durante los últimos meses", afirmó el empresario jerezano.

También el presidente de Ganvam, la patronal de los vendedores, Juan Antonio Sánchez Torres, expresó su esperanza por el anuncio. "Se ha abierto la puerta de entrada y es una buena noticia, porque el Gobierno comprende que el sector necesita la prórroga porque podemos encontrarnos con un semestre muy malo".

Faconauto asegura que el Ejecutivo le debe 80 millones de las ayudas

El Gobierno central y las comunidades autónomas adeudan a los concesionarios de automóviles 80 millones de euros, en concepto de los adelantos efectuados en 2010 en el marco del Plan 2000E de ayudas a la compra de coches. El presidente de la patronal de los concesionarios, Faconauto, Antonio Romero–Haupold, destacó que las concesiones todavía no han recuperado "ni un euro" del dinero adelantado este año y así se lo trasladaron recientemente al ministro de Industria, Comercio y Turismo, Miguel Sebastián. El directivo andaluz criticó también la actuación de la Fundación Instituto Tecnológico para la Seguridad en el Automóvil (Fitsa), la sociedad encargada de gestionar las ayudas del Plan 2000E.

Según Faconauto, el fin de las ayudas y el alza del IVA podría llevar al mercado automovilístico a registrar caídas superiores al 40% en el segundo semestre del año y provocaría la pérdida de 8.000 empleos en el sector de la distribución. Los concesionarios tendrán que trasladar la subida del IVA a los precios de los vehículos, porque "no tienen margen de maniobra" para absorber el alza del gravamen, informa Europa Press.

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), aseguró por su parte que los concesionarios y agentes de ventas empezarán a cobrar a partir del 5 de abril y de forma progresiva, estos adelantos que han efectuado. Según Ganvam, desde mañana mismo los agentes de ventas volverán a operar con normalidad en el sistema informático que gestiona el Plan 2000E, con lo que podrán poner al día las 20.000 operaciones pendientes de 2009 y empezar a gestionar las realizadas en 2010.

Las cifras

46,97% es el aumento que experimentaron las ventas en febrero, hasta 91.281 unidades. En los dos primeros meses crecen el 32,9%.

100 millones de euros dotó el Gobierno central para cubrir su tramo de las ayudas en cada una de las dos ediciones del Plan 2000E.