El presiente de Toyota pide perdón y dice que 2010 marca un nuevo inicio

El presiente de Toyota pide perdón y dice que 2010 marca un nuevo inicio

"Desarrollaremos y fabricaremos vehículos que los clientes puedan utilizar con confianza. Y ofreceremos mejores servicios de posventa", afirmó Toyoda durante la junta de accionistas del grupo, celebrada hoy en la sede de Toyota en Aichi (centro de Japón).

En unas declaraciones que recoge la agencia Kyodo, el presidente de la multinacional automovilística nipona añadió que este ejercicio fiscal, Toyota vive el "lanzamiento de una nueva estrategia de crecimiento".

La reputación de Toyota, el primer fabricante mundial de automóviles, sufrió un fuerte revés a raíz de las llamadas a revisión de más de 8 millones de vehículos en todo el mundo por defectos en el acelerador.

Las autoridades de EEUU acusaron a Toyota de haber ocultado estos problemas y le impusieron una multa de 16,3 millones de dólares, la mayor en la historia del sector del automóvil en Estados Unidos.

A la junta de hoy de Toyota acudieron más de 3.200 accionistas, que acordaron rebajar el dividendo para el año fiscal 2009 hasta 45 yenes por acción frente a los 100 yenes del año anterior (0,4 euros frente a 0,9 euros).

También adoptaron una resolución para recortar el número de vicepresidentes de seis a cinco, y aprobaron el nombramiento de dos directivos estadounidenses para dos plantas de EEUU, hasta ahora dirigidas por japoneses, con el fin de dar más "autonomía regional" a las operaciones de fabricación en Norteamérica.

Pese a las masivas llamadas a revisión, el grupo Toyota regresó al beneficio anual en el año fiscal 2009, con una ganancia neta de 209.456 millones de yenes (1.892 millones de euros) gracias, sobre todo, a su agresivo plan de recortes.