El sector automovilístico, expectante ante la reunión con el ministro de Industria

El sector automovilístico, expectante ante la reunión con el ministro de Industria

La situación del sector es calificada de emergencia de forma unánime por las distintas asociaciones patronales, que piden medidas desde el Gobierno para estimular el mercado.

Fuentes de la industria española del automóvil consultadas por Efe insisten en describir como crítica la situación del sector, especialmente la red de distribución, al haber pasado en dos años de 1,6 millones de unidades matriculadas al año a menos de un millón este año, según sus previsiones de cierre para el ejercicio.

La caída del mercado, según estas fuentes, no está afectando por el momento a la industria de fabricación, ya que ésta, con índices de exportación por encima del 80% a otros mercados, es menos sensible a un retroceso de las ventas en España.

Los primeros datos de producción –la estadística de los dos últimos meses no se conocerá hasta finales de este mes–, apuntan a un efecto muy moderado en la actividad de fabricación.

Las organizaciones del sector están trabajando en cerrar una fecha de reunión con el ministro Sebastián, en este momento en periplo asiático con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de la que se desconfía, porque el titular de Industria ha sido insistente en la no renovación del Plan 2000E, a pesar de haber tenido un saldo fiscal positivo para Hacienda.

El sector reclama la prórroga del Plan 2000E al menos seis meses más, como así ha sido en el resto de Europa (18 meses de duración frente a los 12 en España), aunque no rechaza cualquier otra medida que sirva para incentivar la compra de automóviles.

Los directivos consultados por Efe coinciden en que las ayudas al sector no deben ser permanentes, pero son necesarias en este momento crítico para un sector que padece duramente desde hace dos años y medio una crisis que ha obligado al despido en España de más de 30.000 trabajadores.

De continuar el descenso del mercado de turismos iniciado en julio pasado, la previsión de las organizaciones del sector es que se produzcan al menos otros 10.000 despidos y la desaparición de entre 1.000 y 1.500 empresas, la mayoría concesionarias de marca.

Fabricantes y concesionarios están realizando un esfuerzo promocional (descuentos) medio y por coche de 2.854 euros, una cifra que es un 18% superior a la del mismo periodo del año pasado, según los datos facilitados por la federación de concesionarios (Faconauto).

Con este dato, el gasto medio mensual materializado por el sector es de 217 millones de euros, un 36% más que entre enero y agosto del año pasado, por lo que en los ocho primeros meses del año el esfuerzo realizado por el sector para reanimar el mercado ha superado los 1.700 millones de euros.

Parte de este dinero ha sido gastado en absorber el impacto de la subida de dos puntos del IVA y del final de las ayudas del Plan 2000E.

El presidente de Ganvam, la asociación de vendedores, Juan Antonio Sánchez Torres, ha recordado que el ministro Sebastián vaticinó hace dos meses que el mercado se iba a resentir "un poco" con la subida del IVA, y "ya está claro que no es un poco".

Sánchez Torres pide la renovación del 2000E o una alternativa "para superar este bache", antes de mostrarse preocupado por el repunta de las ventas de coches "mileuristas" y de más de diez años de vida.

La situación, en su opinión, merece una reflexión del Gobierno, al igual que el efecto que tendrá sobre el parque automovilístico –el más viejo de la Unión Europea junto con el de Grecia– y la seguridad vial al quedar paralizada su renovación.