El sector del automóvil, ni tan bien ahora ni tan mal en unos meses

El sector del automóvil, ni tan bien ahora ni tan mal en unos meses

El sector ha subido de marcha, pero aún no acelera a fondo. Los datos de ventas se comparan con los del mismo mes del año anterior. Por lo que las cifras de los últimos siete meses se ponen en relación con el periodo en que las matriculaciones tocaron fondo en España. Así se explican los grandes crecimientos porcentuales, aunque los volúmenes de ventas están aún lejos de los alcanzados en años precedentes.

Las ventas de coches registran espectaculares incrementos desde el pasado septiembre, pero sólo porque se comparan con los meses en que el sector tocó fondo

Los fuertes incrementos registrados de septiembre a marzo se obtienen al comparar las matriculaciones, aún modestas, realizadas en estos meses con las que se produjeron de septiembre de 2008 a marzo de 2009, un periodo en que las ventas de turismos retrocedieron hasta niveles de mediados de la década de los noventa.

La relatividad de los cálculos estadísticos hace que, pese a la mejora de las ventas, no pueda darse hecho que el sector del automóvil se haya montado, para no bajarse, en una clara recuperación. El aumento de las matriculaciones es consecuencia directa del relanzamiento de las ayudas directas a la compra de vehículos por parte del Ministerio de Industria. El anterior Plan VIVE, que sólo ofrecía financiación casi a interés cero para la adquisición de vehículos, no resultó ser un revulsivo. Y sólo ha sido el Plan 2000E, que lleva ya dos ediciones, el que ha conseguido revitalizar la demanda.

Dos 2010 bien distintos

Los fondos destinados por el Gobierno central y gran parte de las comunidades autónomas (algunas se han quedado voluntariamente fuera) se agotarán previsiblemente en mayo o junio. Pese a que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, lleva meses rechazando tajantemente una nueva prórroga de las ayudas, el propio presidente Zapatero ha abierto la puerta ahora a una posible ampliación del plan. No es segura, pero fabricantes y concesionarios acogen con optimista expectación que sea siquiera probable.

El fin del Plan 2000E (si el Gobierno no cede y no hay prórroga) y la subida del IVA harán que en la segunda mitad de año vuelvan a descender las matriculaciones. Pero no se hundirán

Hasta ahora, y a la espera de una decisión definitiva sobre una eventual reedición del Plan 2000E, la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) prevé un 2010 partido en dos. Con un primer semestre de cifras al alza, y una segunda mitad del año en que regresarán los retrocesos por el fin de los incentivos a la compra y por la subida del IVA que se aplicará desde el 1 de julio.

Si nada ni nadie –en concreto el ministro Sebastián– lo impiden, durante la segunda mitad de 2010 las matriculaciones volverán a caer en torno a un 18%, según las estimaciones de la patronal de fabricantes. Unos descensos que, igualmente, serán un tanto engañosos, dado que serán resultado de comparar el segundo semestre de 2010 con el de 2009, en que las cifras empezaron a recuperarse. De nuevo, todo es relativo.

No habrá catástrofe

Si Industria finalmente accede a las pretensiones del sector del automóvil y amplía el Plan 2000E, las matriculaciones seguirán en aumento también en la segunda mitad del año (con permiso de los posibles efectos sobre la demanda que tenga la subida de 2 puntos en el IVA, que encarecerá los coches entre 420 y 450 euros), lo que permitiría cerrar 2010 con un incremento global de las ventas después de cuatro ejercicios consecutivos con balances negativos, desde 2006.

Pero incluso si Sebastián sigue en sus trece y da carpetazo a las ayudas, las grandes marcas del motor prevén que los descensos de un semestre se verán compensados por los crecimientos del otro y se cerrará 2010 con cifras similares a las del anterior. No es un gran consuelo (en 2009 se vendieron 953.000 unidades, un nivel desconocido desde 1996), pero al menos se sorteará un batacazo mayor.

"No pasa nada por que el sector esté varios años con ventas de en torno al millón de unidades y no por encima de los 1,6 millones de vehículos en que se había colocado los años anteriores a la crisis. El sector se acostumbró demasiado rápido a vender millón y medio de coches", explica José Antonio Bueno, socio especializado en motor de la consultora Europraxis. "Sería positivo para el sector que la recuperación fuera suave, con crecimientos del 5 o 6% cada año, poco a poco. El gran ajuste ya ha tenido lugar. Mantener las ventas en 2010 o aumentarlas sólo un poco no tiene por qué ser una catástrofe", sentencia el experto.