Expertos apuestan por estudiar nuevos conceptos de combustión que reduzcan el consumo de motores diesel

Expertos apuestan por estudiar nuevos conceptos de combustión que reduzcan el consumo de motores diesel

El instituto CMT–Motores Térmicos de la UPV, que dirige el profesor Francisco Payri, es el organizador de este Congreso, de carácter bianual, que se celebra desde el año 2000, y que reúne a los principales investigadores de los fabricantes de automóviles y de centros de investigación de todo el mundo para tratar las tendencias y los nuevos desarrollos en motores diesel.

Al Congreso, inaugurado el miércoles por la tarde y que se desarrollará hasta el viernes, asisten estos días más 170 especialistas procedentes, tanto de centros de investigación de universidades como de empresas de automoción ––ingenierías y fabricantes––, de Alemania, Austria, Bélgica, Corea del Sur, España, Francia, Grecia, Italia, Japón, Polonia, Reino Unido, Sudáfrica, Suecia, Suiza y USA.

A pesar de las mejoras y avances introducidos en los motores diesel, los expertos subrayan que "los inconvenientes energéticos y contaminantes siguen siendo importantes". Así, entiende que va a ser necesario un "esfuerzo suplementario en el estudio de nuevos conceptos de combustión, que teniendo limitados los contaminantes, conduzca a una reducción del consumo".

Reducir el tamaño del motor pero sin perjudicar sus prestaciones es otro importante desafío, según los especialistas. En este campo, son tres los retos a superar, "conseguir con pequeños diámetros de pistón combustiones más eficientes y menos contaminantes, evitar pérdidas en motores de tamaño reducido y ser capaces de alcanzar elevados grados de sobrealimentación con caudales masivos de aires pequeños y con buen rendimiento", ha subrayado el director del CMT–Motores Térmicos, Francisco Payri.

"Un nicho que no debemos olvidar los que trabajamos en motores diesel son los nuevos combustibles, tanto los biocombustibles como los combustibles de síntesis", ha apuntado el profesor Payri. En su opinión, el empleo masivo de los vehículos híbridos y eléctricos, no será una consecuencia de la demanda de usuarios, "pero sí podría ser realidad por una imposición reglamentaria". Si esto sucede será debido, según ha comentado, a la necesidad de reducir el CO2 y, en este caso, el objetivo deberá ser reducir el consumo.

La apertura del encuentro ha contado con la presencia del director general de la planta de motores de Ford España, en Valencia, Miguel Tajada, quien ha felicitado al CMT porque, "al igual que Ford es una empresa referente para la industria de la Comunidad Valenciana, el CMT es también un referente mundial en la investigación de tecnologías de motores diesel".

Asimismo, ha subrayado que "cada vez más la industria y la universidad tienen que ir de la mano, y, sin duda alguna, el CMT es un claro ejemplo". En su intervención, Tajada ha repasado la actividad de la Planta de motores de Ford en Valencia, que se inició en 1975, y desde entonces, y durante estos últimos 35 años, se han fabricado en ella más de 13 millones de motores de gasolina.

MOTOR ECOBOOST 2,0L DE FORD

Del mismo modo, ha anunciado algunos de los principales proyectos de la compañía en la Planta de Valencia, como la fabricación del motor Ecoboost 2,0L, que únicamente se producen en la factoría de Almussafes Valencia, y que se envía a todos los mercados del mundo, especialmente a EE.UU y otros países como Australia, Sudamérica, Taiwán o China. También, en Valencia, se va a producir el nuevo vehículo C–Max, que se comercializará a partir de noviembre y que se enviará, desde aquí, a todos los continentes.

"En la Planta de Motores de Valencia, nos vanagloriamos de ser la punta de lanza de Ford en niveles de calidad y productividad, lo que nos ha permitido por ejemplo poder fabricar el motor Ecoboost", ha afirmado su máximo responsable.

En cuanto a las emisiones de CO2, ha recordado que el próximo 28 de septiembre, el Parlamento Europeo votará una reducción de hasta 175 gramos por kilómetro en 2014, y llegará al valor de 135 en 2020. Esto supondrá para los fabricantes unos costes por vehículo de "miles de euros", además de incluir tecnologías "demasiado caras y difícilmente asumibles".

"El objetivo de FORD es reducir las emisiones de CO2 en un 30 por ciento en el 2020, frente a los valores teníamos en el 2006, según afirmó Tajada en su intervención con la que abrió la VI edición de Thiesel".