Ferrmed reclama 2.350 millones para el tercer raíl del Corredor Mediterráneo

Ferrmed reclama 2.350 millones para el tercer raíl del Corredor Mediterráneo

RAFEL MONTANER VALENCIA Poco más de un palmo, 23,3 cm para ser exactos, ese es el diminuto abismo que nos separa por tren de Europa. España debe superar esta distancia que aparta al ancho de vía convencional de Renfe (1,668 m) del estándar más utilizado en la Unión Europea (UE), el llamado ancho internacional (1,435 m), "si aspira a convertirse en una plataforma logística intercontinental de primer orden", advirtió ayer el secretario general de la asociación empresarial Ferrmed. Para el portavoz de este grupo de presión que reivindica la inclusión del Corredor Mediterráneo en la Red Ferroviaria Prioritaria de la UE, el futuro económico de España pasa, sí o sí, por "invertir" en esta autopista de hierro que debe interconectar, desde Algeciras hasta Estocolmo, toda la fachada mediterránea con Europa.

Y para empezar, Ferrmed considera prioritario inyectar 2.350 millones de euros de inversión en la vía de tren convencional entre Cartagena y la frontera francesa para que en 2013 puedan circular por este corredor que une las tres capitales valencianas convoyes de mercancías de ancho europeo de hasta 750 metros de largo. Esta cantidad, según Amorós, permitiría instalar un tercer carril en la vía de ancho ibérico con el fin poder adaptar el eje al ancho europeo y crear apartaderos para combinaciones tan largas.

Manifiesto ante Bruselas.– El representante de este "lobby" compuesto unas 150 empresas y organizaciones, entre ellas grandes multinacionales como la Ford o la patronal autonómica valenciana, Cierval, y las cámaras de comercio de las tres provincias, dio a conocer ayer en Valencia el manifiesto que Ferrmed presentará el próximo 12 enero en Bruselas ante el Parlamento Europeo. El documento justifica la inclusión del Corredor Mediterráneo en la red principal de transportes europea por su impacto económico.

El informe destaca que sólo en la Comunitat Valenciana, la puesta en marcha del Corredor Mediterráneo de Mercancías supondría un ahorro de 19.000 millones de euros –67.000 millones en toda España– por la reducción del consumo energético y de los tiempos de transporte. Amorós, además, asegura que el Corredor Mediterráneo podría convertir al puerto de Valencia "en la puerta del sur de Europa para el tráfico asiático, que se evitaría cruzar el Estrecho". Esta función de Valencia como plataforma logística internacional, recalca, "podría elevar hasta un 1 % el Producto Interior Bruto (PIB) de la C. Valenciana, lo que en 10 años supondrían otros 36.000 millones".

Ante estas cantidades, Amorós criticó la política de inversiones del Gobierno en materia ferroviaria por, en lugar de invertir en el este corredor "tan fundamental", se haya decantado por "una red radial de Alta Velocidad, donde muchos de los ramales del AVE no sirve para nada". El dirigente de Ferrmed, en este sentido, dijo que "no puede ser que existan todavía 40 kilómetros de vía única entre Tarragona y l'Hospitalet de l'Infant".

Ferrmed reclama un calendario de inversiones en el eje mediterráneo que, además del tercer carril para 2013 –los tramos Barcelona –Mollet y Girona–Figueres, estarán operativos ya a partir de enero–, permita que la circunvalación de la red de cercanías a su paso por Valencia y el desdoblamiento de la línea entre Tarragona y Castelló esten operativos en 2017 y que la línea llegue a Algeciras en 2020.