Ford asegura que las inversiones garantizan el futuro de Almussafes

Ford asegura que las inversiones garantizan el futuro de Almussafes

J. L. Z. VALENCIA La dirección de Ford España se mostró ayer un tanto sorprendida por las declaraciones realizadas en Bruselas el pasado jueves por el responsable de logística de Ford Europa, Louis Paredis, al advertir que "la posición competitiva de la factoría de Almussafes depende de la existencia del corredor mediterráneo", por lo que si no se habilita en un plazo de "cinco años" la planta podría abandonar Valencia.

Según fuentes de la compañía con planta de automóviles en Valencia "Ford mantiene su compromiso en esta fábrica tras garantizar unas inversión de 410 millones de euros" para el lanzamiento de nuevos productos y modelos, entre éstos el C–Max, así como sus próximas versiones híbridas y eléctricas.

Las declaraciones del alto cargo de Ford Europa se producen pocos días después de que el presidente de Ford España, José Manuel Machado, asegura que en España sobran tres de las diecinueve factorías –aunque no la de Almussafes– dada la sobrecapacidad instalada en este país. La empresa reconocía ayer que la reivindicación del corredor mediterráneo es "histórica", tal como reclaman otros sectores empresariales de la Comunitat Valenciana y la propia patronal de fabricantes Anfac. Desde Ford España no se quiso valorar el plazo de "cinco años" que Louis Paredis dio para la construcción del corredor mediterráneo –un plazo poco creíble– y su vinculación con el futuro de la fábrica valenciana.

Alarma en la plantilla

Las declaraciones del citado directivo de Ford Europa sí causan inquietud entre la plantilla de Almussafes. Según el secretario general de UGT–Ford, Carlos Faubel, las citadas declaraciones "no suponen una amenaza, ya que la fábrica es una de las más rentables y versátiles de la compañía. Tenemos un acuerdo de inversiones y no tendría sentido el desmantelamiento de este centro de trabajo". Además, aseguró que su sindicato reclama una corredor mediterráneo ferroviario para mejorar la competitividad de la planta.

El dirigente de CC OO–Ford, Miquel Rosaleny, destacó la "alarma" generada, y destacó que su central sindical ya reclamado desde hace tiempo la puesta en marcha del eje ferroviario para mercancías.