Ford trabajará este sábado para sortear la huelga

Ford trabajará este sábado para sortear la huelga

JULIÁN LARRAZ | La factoría de Ford Almussafes ha programado para este sábado y el siguiente (18 y 25 de septiembre) jornadas extras de producción para sortear los efectos de la huelga general del 29 de septiembre. Según explican a LAS PROVINCIAS tanto sindicatos como empresarios dedicados a proveer de piezas a la planta, los piquetes en la factoría están «garantizados». «Seguro que no se trabaja», certifican desde ambos lados.

Sin embargo, y para no perjudicar al lanzamiento del C–Max, tanto proveedores como trabajadores aseguran que se acudirá a trabajar dos días extra a razón de un turno por jornada con el fin de recuperar los dos turnos de trabajo que se perderán el 29 de septiembre.

Carlos Faubel, secretario general de UGT en Ford Almussafes, afirma que el seguimiento de la huelga general en la factoría y el parque de proveedores, será «absoluto» porque está «totalmente injustificada la reforma laboral».

A pesar de ello, desde UGT matizan que no se quiere perjudicar a la empresa y que, por tanto, los trabajadores harán el esfuerzo necesario para que la planta produzca todos los coches que están programados desde la central de Ford Europa.

«Haremos estos dos sábados de producción porque no están relacionados con la huelga. Siempre que tenemos un lanzamiento hemos hecho horas extra porque tenemos que colocar los vehículos en todos los concesionarios de Europa», asegura Faubel, que augura: «más jornadas extra de producción en octubre y en adelante».

Estos turnos adicionales de fin de semana que se prevén en Almussafes contrastan con lo que tiene previsto producir la multinacional en otras plantas suyas. Según asegura UGT, «Ford ha programado ocho días de no producción en Saarlouis y Colonia».

¿Cómo es posible que se pare en Alemania y se haga horas extra en Valencia? Todo tiene que ver con los modelos que realiza cada una de las plantas. Según aseguran a este periódico proveedores de Almussafes, el Fiesta tiene actualmente una producción testimonial. Mientras que a principios de año (momento de lanzamiento de este modelo), desde Valencia salían 900 unidades al día, en abril la cifra bajó a 600 y a principios de septiembre se redujo a unos 100. Esta semana únicamente se están montando 40 Fiesta al día mientras que Colonia (planta alemana que también fabrica el Fiesta) mantiene su producción a razón de 1.800 modelos al día.

Mientras tanto, la producción del Focus, que antes de la crisis superaba las mil unidades al día, ahora son sólo 250 los que se montan en cada jornada en Almussafes. Según las fuentes consultadas, estos datos no preocupan al sector de la automoción valenciano a corto plazo pero si a medio y largo.

Cuando el Focus desparezca (dentro de 10 meses) y si el nivel de Fiesta sigue siendo tan bajo (el modelo ya será maduro en 2011), el C–Max se quedará como casi único producto de la factoría. La duda que tiene el sector es cuánto tiempo aguantará Almussafes fabricando 750 C–Max al día una vez finalice su lanzamiento para Europa y Estados Unidos.