Fotovoltaicos proponen cambiar las primas directas por concursos

Fotovoltaicos proponen cambiar las primas directas por concursos

Así lo anunció hoy el presidente de la AEF, Juan Laso, en una rueda de prensa en la que explicó la propuesta remitida por su asociación al Ministerio de Industria, que trabaja en la revisión del sistema de primas a las renovables.

En concreto, la AEF propone que para los futuras instalaciones fotovoltaicas en suelo se aplique un sistema de asignación de tarifa mediante un concurso en el que Industria fije un precio "techo" y en el que se valore tanto el precio ofertado, como la calidad y la solidez técnica y financiera del proyecto.

Según Laso, la transición a ese nuevo modelo debería evitar paradas artificiales como la de 2009, para lo que debería mantenerse el actual sistema de asignación y cupos hasta la aplicación efectiva del nuevo modelo.

Para las instalaciones en cubierta (tejados), proponen incentivar el autoconsumo y que se facilite la obtención de puntos de conexión y autorizaciones.

Además, la AEF pide que se sancione a los proyectos que estaría cobrando irregularmente unas primas que no le corresponden (y que el sector cifra en 800 millones de euros), así como que se ejecuten los avales cuando las instalaciones no cumplan los tiempos establecidos.

Laso pidió al ministro de Industria, Miguel Sebastián, que despeje cuanto antes las dudas sobre una posible revisión a la baja de las primas con carácter retroactivo mediante una "declaración expresa de que no realizará ningún cambio en el régimen económico de las instalaciones actualmente en operación, construcción o preasignadas".

Aseguró que estas dudas mantienen paralizadas inversiones por valor de 10.000 millones y ponen en riesgo los 23.000 millones ya invertidos por el sector y que en un 80 ó 90 por ciento son financiados por bandos y fondos.

Por otra parte, aseguró que las renovables, que el año pasado recibieron primas por valor de más de 5.000 millones de euros, no son las culpables del déficit de tarifa, cuyo "grueso" se debe, en su opinión, a la "sobre retribución" de energías convencionales, como la nuclear o la hidráulica, que a pesar de ser las más baratas son retribuidas al mismo precio que las centrales más caras.

En ese sentido, explicó que las energías verdes ahorran al sistema unos 2.000 millones de euros (500 de ellos correspondientes a la solar) al abaratar el precio del mercado eléctrico (pool).

Destacó que se podrían ahorrar entre 4.000 y 5.000 adicionales si se corrigieran las "ineficiencias" que presenta la regulación eléctrica, como la citada sobre retribución del régimen ordinario, las subastas CESUR o el sistema de restricciones técnicas.

Por otra parte, Laso afirmó que la energía solar fotovoltaica alcanzará en 2011 su "tarifa de equilibrio", lo que significa que ese año el coste que representa se compensará por los ahorros que genera.

Si se cumplen determinadas condiciones, esa tarifa media rondaría los 200 euros por megavatio hora, frente a los 165 euros que reciben ahora las plantas en suelo y los 310 euros que cobran las instalaciones en cubierta.