Industria deja a los concesionarios de coche al borde de la quiebra

Industria deja a los concesionarios de coche al borde de la quiebra

Una negligencia en el ministerio de industria a la hora de conceder las ayudas al plan 2000E por la compra de coches está provocando una situación crítica en miles de concesionarios en nuestro país. Las ayudas prometidas por la compra de vehículos no están llegando y ya son muchos los concesionarios que, o bien están al límite, o bien han tenido que cerrar.

Todo el problema se remonta al día en el que el ministerio de industria decide poner en marcha la renovación del Plan 2000E y para ello pide a los concesionarios que soliciten las ayudas a través de un sistema informático.

Un sistema que falla en ese mismo día en el que se pone en marcha porque se colapsa. Al día siguiente, se reactiva de nuevo. Lo que aprovecha el ministerio para negar que haya habido fallos y por eso, sólo contempla algunas de las solicitudes que se han hecho en toda España.

Aquí llegan los problemas. El ministerio paga 500 euros por coche comprado, otros 500 las comunidades autónomas y 1.000 los fabricantes.

Industria ha decidido pagar sus 500 euros sólo a aquellos casos que aparecen reflejados en el sistema informático que falló aquél día. De momento ha pagado al 95 por ciento de los que lo han solicitado y que aparecen en ese listado.

Dice el ministerio que no va a pagar a aquellas solicitudes que están fuera de ese sistema. Se calcula que hay 13.000 solicitudes que se han quedado fuera y donde han sido los concesionarios los que han adelantado el dinero.

El ministerio dice que está analizando caso por caso estas 13.000 solicitudes, pero que puede tardar meses en contestar. Otro problema. Hay comunidades autónomas que tampoco han pagado sus 500 euros. No pagan, sobre todo, las comunidades más endeudadas que son Andalucía, Extremadura, Cataluña y la Comunidad Valenciana.

De ahí que los concesionarios hayan optado por llevar a los tribunales al departamento de Miguel Sebastián. Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de una de sus patronales, explica la situación: "Ha habido unos cuantos concesionarios que han optado por la demanda directa al ministerio y a las comunidades autónomas que están en esa situación"

Ahora, la situación actual contempla concesionarios que están al límite de deudas o bien que han tenido que cerrar; deudas que ascienden en algunos casos a los 60.000 euros; y los concesionarios pidieron en agosto una reunión con el ministro. Reunión que sigue sin llegar.