La industria viguesa del automóvil puja para ser proveedora de Renault en África

La industria viguesa del automóvil puja para ser proveedora de Renault en África

«Queremos vender fuera y ahora mismo existe una gran oportunidad para abastecer a la nueva fábrica de Renault en Marruecos», afirman fuentes de Ceaga, abundando en lo ya avanzado por el presidente del clúster, Francisco Anguera, ante los miembros de la junta general celebrada este pasado miércoles, cuando situó esta ofensiva comercial del sector para exportar componentes como una prioridad de su gestión.

«Se trata de exportar e internacionalizar el sector, de estrechar relaciones entre unos y otros, aprovechando la logística del Atlántico, pero no de deslocalizar», aclara Ceaga.

Los proveedores gallegos asociados a Ceaga (82 empresas) actualmente destinan un promedio de más del 60% de su producción de componentes a la planta de PSA Peugeot Citroën de Vigo, aunque no todas trabajan para el fabricante galo.

La firma de contratos con Renault Tánger o alguno de sus proveedores de primer nivel supondría un avance hacia la diversificación de clientes, aunque firmas como Copo, Viza, Gestamp o MGI ya producen para diferentes modelos de la marca del rombo.

Pero el gran objetivo de Ceaga es el mercado que se está abriendo en torno a Tánger Med (el área logística del puerto de Tánger) y a la macroplanta impulsada por Renault, sobre una superficie de 300 hectáreas para dar cabida a un nuevo parque de proveedores, que comienza a poblarse con firmas como Yazaki, Antolín, Lear o la viguesa Viza Automoción, que ya ha cerrado el acuerdo para construir una planta de armaduras para asientos de coches en la zona franca de Tánger en la que trabajarán 140 empleados.

Todo son ventajas

Lo cierto es que Marruecos lo pone fácil para invertir a pesar de la crisis, ya que, además de la exoneración de impuestos y de las ayudas directas (50% del coste de adquisición de terreno hasta un máximo de 22 millones de euros), el gasto mensual por cada empleado se sitúa entre los 200 y los 220 euros.

El principal problema para el sector es la falta de tradición industrial. La primera fábrica, Somaca, (Sociedad Marroquí de Construcciones Automóviles) se creó en 1960 para fabricar modelos Simca y Fiat para el mercado local. Hoy está privatizada y monta unos 30.000 vehículos (Renault, Logan, Peugeot y Citröen) al año; además pretende incrementar sus niveles de producción hasta 100.000 unidades. Sin embargo, lo que ha puesto a Marruecos en el objetivo de todos los grandes proveedores de componentes es la construcción de una nueva planta Renault en Tánger (ya en solitario tras el abandono de Nissan) para fabricar 180.000 unidades al año (30 vehículos a la hora), a partir del 2012.