La planta Ford de Almussafes, referente a nivel internacional

La planta Ford de Almussafes, referente a nivel internacional

Clara G. Notario

En tiempos difíciles, la originalidad y la creatividad son excelentes herramientas para combatir cualquier obstáculo. Pese a que el sector del automóvil no vive su mejor momento, y a que cada día son más las fábricas que cierran en España arrastrando a todos sus trabajadores a la cola del paro, siempre quedan iniciativas que generan esperanza.

Un ejemplo lo tenemos a escasos kilómetros de Valencia, en Almussafes, donde Ford sigue apostando por la fabricación de vehículos en nuestro país y por mantener los puestos de trabajo tan necesarios para el bien común.

La fábrica de Almussafes, que arrancó en 1976 y que comenzó con la producción del modelo Escort allá por el año 1981, ha ido evolucionando hasta convertirse en una de las plantas más importantes de Ford en Europa y en un ejemplo en productividad y flexibilidad. Muestra de ello es que es una de las plantas de la marca encargada de la fabricación de modelos en exclusiva para el resto de mercados, como fue el Ford Ka en sus inicios, y ahora lo es la nueva gama C–Max.

C–Max, la nueva apuesta

De nuevo, será la planta valenciana la encargada de producir la nueva apuesta global de Ford, con las dos versiones del C–Max dirigidas a un nuevo mercado, clientes que buscan la comodidad del monovolumen compacto para su día a día. Desde la plataforma valenciana salen un mínimo de diez modelos distintos para todo el mundo, con una producción global que alcanza los dos millones de unidades.

En total, Ford España ha sido el lugar de nacimiento de más de diez millones de vehículos, entre ellos los modelos Escort, Fiesta, Orion, Ka, Focus y Mazda2.

El 76% de ellos han sido exportados a más de setenta mercados diferentes repartidos en cinco continentes. Actualmente, la planta de Almussafes fabrica los modelos Ka y Focus, éxitos rotundos en ventas, y se prevé que el nuevo C–Max y el Grand C–Max sigan su estela. La decisión de fabricar en Valencia el nuevo producto estrella de Ford tiene mucho que ver con la calidad que la planta ha adquirido en sus treinta y cuatro años de actividad, siendo una de las más eficientes y productivas que la marca tiene repartidas alrededor del globo.

La gama

El nuevo C–Max, en sus dos vertientes de cinco y siete plazas, está destinado a liderar el segmento de los monovolumenes compactos con prestaciones que cumplen las exigencias de sus clientes. Estos podrán elegir entre un modelo de cinco plazas, más dinámico y dirigido a todas las edades, y el práctico modelo de siete plazas, destinado a familias jóvenes que buscan la comodidad.

Ambos incluyen el innovador Active Park Assist, un avanzado sistema que dirige automáticamente el vehículo en maniobras de aparcamiento en paralelo. Su motor Ford EcoBoost 1.6 disponible en 150 ó 180 CV, vela por la reducción del CO2 y el consumo sin perder potencia. Además, su moderno y dinámico diseño exterior se refleja a la perfección en el interior, con un espacio y versatilidad inigualables. Una apuesta segura, y un empujón a la industria valenciana.