Los accionistas de Fiat dan luz verde a la escisión de su filial industrial

Los accionistas de Fiat dan luz verde a la escisión de su filial industrial

Por una amplia mayoría, los accionistas de Fiat, reunidos en asamblea en la ciudad de Turín (norte de Italia), aprobaron la nueva estructura de las actividades del gigante del motor, cuyo negocio de automóviles utilitarios se mantiene bajo el nominativo de Fiat.

Esta división de la sociedad en dos grupos independientes (Fiat y Fiat Industrial) supone "una elección que responde a una lógica de crecimiento, de autonomía y de eficiencia", según explicó hoy el consejero delegado de la italiana, Sergio Marchionne, en un discurso ante la asamblea de accionistas recogido por los medios de Italia.

"Seguir teniendo juntos sectores que tienen características económico–industriales tan distintas ha perdido su propia razón de ser. No sólo es que sea un concepto superado, sino que además ha dejado de ser útil", comentó Marchionne.

Éste "es el momento adecuado para proceder a la escisión. Lo es también porque el negocio del automóvil, gracias a la alianza con Chrysler, ha alcanzado una masa suficiente como para moverse de modo autónomo sobre el mercado. Desde el punto de vista industrial y financiero, éste es el único camino para asegurar a cada negocio el mejor desarrollo estratégico", añadió.

La escisión de Fiat Industrial, que se ocupará del negocio de componentes de motor y transmisiones de los vehículos industriales, agrícolas y para la construcción a través de las compañías Iveco y CNH (Case New Holland), fue aprobada el pasado 21 de julio por el Consejo de Administración de Fiat.

Según informó la sociedad entonces, la nueva Fiat Industrial requerirá una financiación de unos 4.000 millones de euros, que ya cuenta con el visto bueno de varios bancos, entre ellos Barclays, BNP Paribas, Crédit Agricole o Unicredit, y que el grupo espera que se concrete antes de la fecha de cierre de la escisión.

Marchionne aseguró hoy que los mercados bursátiles esperaban ya desde hace tiempo esta escisión, pero que Fiat ha preferido mantener su estructura inalterada para superar la crisis, y explicó que los dos grupos del gigante automovilístico comenzarán a operar con un endeudamiento neto industrial de 2.500 millones de euros cada uno.

Como consecuencia de esta escisión, cuya fecha de concreción aún se desconoce, el patrimonio neto de Fiat se reducirá a 3.750 millones de euros, reducción que no significará una cancelación de acciones, sino una disminución proporcional del valor nominal de cada categoría de acciones.

Por su parte, el capital social de Fiat Industrial, cuya creación ya anunció el grupo el pasado 21 de abril, aumentará en 1.913 millones de euros, además otros 1.837 millones de euros le serán atribuidos a través de otras reservas.

En la asamblea de accionistas de hoy, el consejero delegado de Fiat afirmó asimismo que la italiana espera alcanzar el 35 por ciento de Chrysler como máximo a principios del año que viene, con un primer aumento del 20 al 25 por ciento ligado al lanzamiento del "Cinquecento" en EEUU.

Marchionne explicó que Fiat alcanzará el 51 por ciento de la estadounidense una vez que Chrysler liquide sus deudas con el Tesoro de Estados Unidos y con el Gobierno de Canadá.