Los concesionarios dicen que el retraso en las ayudas del Consell les deja sin beneficio

Los concesionarios dicen que el retraso en las ayudas del Consell les deja sin beneficio

"Nuestro margen de beneficio es del 2%, sin ese dinero estamos vendiendo a coste", aseguró Palma a este diario.

La Conselleria de Industria publicó en enero la orden de concesión de ayudas a la venta de vehículos correspondiente a 2010. En marzo hizo pública otra resolución en la que advertía que las solicitudes de subvención ya se había completado. Los concesionarios sostienen que el Consell todavía no ha hecho entrega de los cinco millones de euros comprometidos y recuerdan que se han visto obligados a adelantar esos fondos aplicando el descuento a los compradores de coches. "Ningún concesionario se escapa de esta catástrofe que está poniendo en peligro la viabilidad de algunos concesionarios por la falta de tesorería, ya que a todos se les debe mucho dinero", señalaba ayer Palma en nombre de Faconauto. La patronal de vendedores de coches denuncia que además de que la Generalitat no ha pagado nada de los cinco millones de euros aprobados y comprometidos tampoco ha ofrecido soluciones para otros tres millones que los concesionarios han aplicado como descuento. "Hay que tener en cuenta que los concesionarios han adelantado el dinero de las ayudas en nombre de la Generalitat y el Gobierno en base a una orden publicada en el BOE y que nadie les comentó que se había agotado el dinero", se afirma desde Faconauto.

La patronal también denuncia retrasos en los pagos por parte del Ministerio de Industria, por lo que elevan la deuda con las administraciones a unos ocho millones de euros.

Fuentes de la Conselleria de Industria manifestaron que está previsto el abono de estas cantidades "próximamente", aunque recordaron que lo habitual es que este tipo de ayudas se perciban al cierre del ejercicio. Todo indica que las tensiones del gasto en el presupuesto autonómico que controla el vicepresidente económico Gerardo Camps están influyendo en la demora en el pago de las ayudas.