Los empresarios financiarán el eje mediterráneo si la gestión es privada

Los empresarios financiarán el eje mediterráneo si la gestión es privada

Las hojas caen del calendario y los empresarios no aflojan, por si las moscas, la presión sobre el Gobierno. El corredor mediterráneo –un eje ferroviario exclusivo para mercancías– debe ser una red de transporte prioritaria para la Unión Europea a partir de 2011. Sobre su financiación, los dirigentes de las cámaras de Valencia y Barcelona, reunidos ayer en la capital valenciana, fueron claros: "Para que haya financiación privada, debe haber gestión privada", explicitó el presidente de la Cámara de Valencia, José Vicente Morata, en términos generales y ahora que el Ministerio de Fomento propone la colaboración público–privada para financiar infraestructuras vitales para el país.

Las dos entidades presentaron, dos años después de su creación, las conclusiones del Observatorio de Infraestructuras del Corredor Mediterráneo, un grupo de trabajo responsable de valorar la evolución de este proyecto en cuanto a financiación, dotación y gestión. "Este eje no solo es prioritario para los empresarios españoles [el corredor concentra el 40% de la economía española] sino para la europea porque pone en contacto dos continentes como son Europa y África".

Ambos dirigentes se mostraron satisfechos de las gestiones y predisposición tanto del Ministerio de Fomento como de las comunidades autónomas afectadas por el proyecto. "Blanco [ministro de Fomento] nos dio en Zaragoza su palabra de que este corredor entrará dentro de la revisión de redes transeuropeas. Y el comisario europeo de Transportes conoce también lo positivo de este corredor", apuntó el presidente de la Cámara de Barcelona. Los dirigentes camerales, acompañados del constructor valenciano Juan Cámara y del catalán Antoni Ubach, subrayaron que el corredor mediterráneo cuenta a su favor con una excelente tasa de retorno de la inversión, un 11%, según algunos estudios. Es un proyecto rentable que se vende por sí solo, vinieron a decir los empresarios.

El corredor nace en España en Algeciras y llega hasta Portbou. Y más allá de la frontera francesa llegaría prácticamente hasta Estonia. Al sur conectaría con el norte de África. El eje no excluye a otros, como el denominado eje por el centro, aseguró Morata.Las dos cámaras insistieron en que este corredor debe tener una plataforma de doble vía exclusiva para mercancías, así como enlace directo y ancho internacional con los puertos de Barcelona y Valencia. "No se entendería un corredor sin conexiones con los centros portuarios", enfatizó Morata.

En este aspecto, según un reciente estudio del lobby empresarial Ferrmed en torno a este mismo eje, la conexión está atascada en estos momentos en tres puntos: entre Alicante y Almería, entre Castellón y Tarragona y en el tramo francés de Montpellier a Perpiñán. Estos tres cuellos de botella obstaculizan la continuidad del corredor. El resto, hasta llegar al centro de Europa, ya existe, según explicaron ayer los empresarios que participaron en el Observatorio. "Los problemas en el resto de la red se podrían atajar con una buena gestión del corredor", precisó Juan Cámara.

Las cámaras de comercio entienden necesarios, en aras de agilizar la vertebración del corredor, que se haga una reserva de suelo desde Algeciras hasta Portbou. Las cifras llueven a favor del corredor mediterráneo: concentra el 55% de las mercancías transportadas en España, los puertos del corredor mueven el 60% del tráfico marítimo español y la zona geográfica por la que discurre recibe, además, una cuarta parte del capital extranjero que desembarca en España.

La declaración del corredor mediterráneo como eje prioritario de la red transeuropea de la UE supondría un gran empujón para el proyecto, si bien las aportaciones de capital comunitario no son tan importantes.

Los dirigentes camerales insistieron, ya se financie el corredor con presupuesto público ya sea con dinero privado, en que las inversiones, sobre todo en tiempos de recortes como los actuales, deben hacerse en función de la tasa de retorno de cada proyecto. Esa es la nueva filosofía de Europa, dijo Valls. En el caso de este eje, con una tasa estimada del 11%, un hipotético inversor recuperaría en poco más de una década el dinero invertido.

Entre los empresarios existen opiniones de todos los tipos en torno a cómo financiar esta y otras infraestructuras. "La colaboración público–privada tampoco es la panacea", precisó el empresario Juan Cámara, quien también puso encima de la mesa, como otra posibilidad de financiación, el sistema suizo. Según explicó, costosas infraestructuras están financiándose en aquel país con tasas directas –los peajes que pagan los usuarios– e indirectas –por ejemplo, con más impuesto sobre el combustible–. Los empresarios esperarán a que el Ministerio de Fomento concrete la fórmula de financiación, ya sea con presupuesto enteramente público o mixto. Luego verán qué hacen.

El consejero valenciano de Infraestructuras, Mario Flores, se presentó por sorpresa en el almuerzo que luego celebraron unos 30 empresarios. Allí urgió al ministerio a que haga la petición formal de inclusión del corredor y presente una planificación.