Obama defiende el rescate del automóvil con la opinión publica más a favor

Obama defiende el rescate del automóvil con la opinión publica más a favor

Obama y su vicepresidente, Joe Biden, visitaron hoy la planta que el Grupo Chrysler tiene en la localidad de Kokomo (Indiana) y donde algo más de 1.200 personas fabrican transmisiones para los vehículos Chrysler 300, Jeep Grand Cherokee y Dodge Nitro y Charger.

Obama dijo ante los trabajadores de Kokomo que la recuperación de la planta de transmisiones de Chrysler, y de la propia localidad que en 2009 llegó a tener una tasa de desempleo del 20 por ciento, es un ejemplo de la capacidad inventiva de Estados Unidos.

"Tomamos la decisión de respaldar el sector si los fabricantes, y directivos como Sergio (Marchionne, el consejero delegado de Chrysler–Fiat) estaban dispuestos a hacer lo necesario para ser competitivos en el siglo XXI. Y si tenían la cooperación de los trabajadores".

"Hoy sabemos que fue la decisión correcta" afirmó Obama en referencia a la inyección en 2009 de más de 60.000 millones de dólares en General Motor y el Grupo Chrysler para evitar su desaparición.

La decisión fue controvertida, con economistas y políticos expresaron su oposición a emplear dinero público en un sector que parecía destinado a ser engullido por empresas asiáticas.

Pero tras la salida de GM y Chrysler de la quiebra en el verano del 2009, el sector ha generado miles de puestos de trabajo y en estos momentos exhibe unas ganancias de las que no disfrutaba desde hacía años.

El pasado 10 de noviembre, General Motors anunció que en los nueve primeros meses del 2010 había obtenido unos beneficios de 4.158 millones de dólares. Mientras Ford, que no requirió ayudas públicas en 2009 para sortear la mayor crisis en la historia del sector, hizo 6.371 millones de dólares en el mismo periodo.

Y Chrysler, el fabricante más pequeño y que se encontraba en peor situación, ha dicho que aunque en términos absolutos perdió 453 millones de enero a septiembre, también tuvo unos beneficios operativos de 565 millones de dólares y ha mejorado sus previsiones para el 2010.

"Por primera vez en una década, estadounidenses están comprando una mayor cuota de GM, Ford y Chrsyler y una menor de empresas extranjeras. Las tres empresas estadounidenses son rentables y están creciendo" dijo Obama.

El presidente estadounidense también se refirió al reciente regreso a la bolsa de General Motors, lo que ha permitido al Departamento del Tesoro vender casi 360 millones de acciones de la empresa y recortar su participación del 60 al 30 por ciento.

La mejora de la situación económica de los fabricantes de automóviles y la exitosa salida a bolsa de GM, está cambiando la percepción del público estadounidense sobre el rescate del sector.

Según una encuesta de Rasmussen Reports dada a conocer en las últimas horas, el 38 por ciento de los entrevistados considera que las ayudas al sector fueron positivas mientras que el 46 por ciento creen que fueron una mala idea.

Además, el 16 por ciento no expresaron una opinión. Es la primera vez que la oposición al rescate del sector se sitúa por debajo del 50 por ciento. En julio, la proporción de estadounidenses opuestos al rescate era del 56 por ciento.

Rasmussen Reports también dijo que la mitad de los entrevistados creen que es probable que las empresas del sector devuelvan el dinero público que las autoridades les prestaron para superar la crisis. EFE