Toyota echa el freno a sus plantas europeas

Toyota echa el freno a sus plantas europeas

El primer fabricante mundial de automóviles detendrá catorce días la producción de su planta en Valenciennes (Francia), donde ensambla el Yaris, mediante varias paradas que empezarán en abril.

En el centro de Burnaston (Reino Unido), que monta el Auris, Toyota suspenderá las operaciones durante una semana en mayo y cerrará temporalmente una de las dos líneas de producción a partir de junio.

El fabricante se ha visto obligado a echar el freno tras los malos datos de las últimas semanas. En febrero, las ventas de la compañía japonesa retrocedieron en Europa un 19,85%, frente a un mercado que creció un 3,2%.

La compañía ya descontaba que se iba a producir una caída ese mes por el efecto de la llamada a revisión de ocho millones de automóviles en el mundo, de los que 1,4 millones corresponden a Europa, por problemas en el acelerador. La duda de los directivos era cómo se comportaría la demanda en los próximos meses y, a la vista de las reducciones de producción, la respuesta está siendo negativa.

Empleo

La fábrica de Reino Unido será la más afectada por estas medidas, ya que la compañía japonesa espera recortar 750 empleos (el 20% del total) a través de jubilaciones anticipadas. Además, en Francia, no renovará los contratos de 345 empleados temporales.

Toyota ha experimentado una caída de las ventas en algunos de sus principales mercados desde que se iniciaron las llamadas a revisión en todo el mundo en noviembre pasado, que se ampliaron en enero y febrero con nuevos anuncios. En Estados Unidos, donde se detectaron los primeros fallos, sus matriculaciones bajaron un 8,7% en febrero.

Estos problemas han dañado seriamente la imagen de Toyota, que siempre había tenido a gala ser el fabricante de coches que ofrecía mejor calidad en los automóviles.

La compañía está siendo investigada por las autoridades de los Estados Unidos para determinar si conocía los problemas de sus modelos desde hace años pero trató de ocultarlo.

Ante el revuelo que se ha desatado en Estados Unidos, el presidente mundial de Toyota, Akio Toyoda, tuvo que comparecer ante el Congreso de EEUU y entonar el mea culpa.

La marca sigue con su ofensiva híbrida

Pese al revés que suponen las llamadas a revisión, Toyota sigue liderando el desarrollo de coches híbridos. El siguiente paso es comercializar en 2013 una versión del Prius que se pueda recargar en la corriente eléctrica (denominada plug–in). En la imagen, el vicepresidente de Toyota, Takeshi Uchiyamada, hace una demostración de cómo se recarga la batería. Esta foto debería haber salido publicada ayer en la noticia El coche híbrido enchufable pide paso, pero por error se publicó otra imagen.

GM sigue pagando su factura a EEUU

General Motors (GM) devolverá el próximo 31 de marzo 1.000 millones de dólares al Gobierno estadounidense y otros 192 millones de dólares a Canadá, el segundo pago que hace dentro de su objetivo de devolver antes de junio los 6.700 millones de dólares que recibió en préstamos de ambos gobiernos para evitar la quiebra.

De esta forma, la compañía pagaría la deuda cinco años antes de lo previsto. Pero con este dinero no finaliza la factura que debe a los gobiernos, ya que Canadá y Estados Unidos le entregaron 60.000 millones de dólares a cambio de controlar el 70% de su capital. El Gobierno de Barack Obama se convirtió en el principal accionista de la compañía con el 60% del capital, mientras que el de Canadá posee un 10%. El resto está en manos de los acreedores de la antigua GM y de los empleados. El plan es devolver esa factura mediante una salida a bolsa cuando GM esté saneada.