Un pequeño rayo de luz en Fiat

Un pequeño rayo de luz en Fiat

Pero la recuperación del negocio de bienes de capital de Fiat, que pronto se escindirá, oculta los malos datos subyacentes de la división de automóviles. Eso sugiere que es demasiado pronto para abogar por una fácil recuperación de Fiat.

Es cierto, la incesante atención de su consejero delegado, Sergio Marchionne, sobre los costes ha situado a Fiat en una buena situación ante el giro inesperadamente sólido en la producción industrial global. Los beneficios operativos de las divisiones de equipos para los sectores agrícola y de la construcción de Fiat se multiplicaron por más del doble, hasta los 263 millones de euros, gracias a un incremento de las ventas del 16%, que supone una cifra próxima a la registrada por la división de automóviles de Fiat.

Pero Fiat, fabricante principalmente de coches pequeños con bajos márgenes, sigue siendo el grupo europeo más vulnerable a los problemas económicos de la región. Las ventas en el segundo trimestre cayeron un 13% a consecuencia de la retirada paulatina de los programas de ayuda gubernamentales. Se espera que el mercado europeo sufra una fuerte contracción en el segundo semestre, y algunos analistas temen un descenso anual del 10%.

La cuota de mercado de Fiat en Europa también ha caído 1,5 puntos porcentuales hasta el 7,5%. El grupo no cuenta con una amplia oferta de nuevos modelos con los que volver a captar clientes. Sus mejores perspectivas se centran en el nuevo Alfa Romeo Guillietta, que compite con modelos del estilo del Golf de Volkswagen. Fiat espera vender 60.000 unidades este año y 120.000 en 2011, un objetivo ambicioso, dadas las actuales circunstancias económicas.

No parece que Fiat, que vende una cuarta parte de su producción en Brasil, vaya a seguir beneficiándose de la depreciación del euro frente al real brasileño. Aunque desde entonces se ha recuperado, el euro ha caído un 20% en el año hasta finales de junio, lo que ha afectado a la evolución de Fiat. Chrysler, donde Fiat tiene un control del 20%, tampoco ha contribuido a aportar mejores resultados, a pesar del repunte de las ventas en EEUU.

Las acciones de Fiat cotizan a siete veces las previsiones de beneficios de 2012, un modesto descuento con respecto a Daimler y VW y una importante prima con respecto a Peugeot y Renault. Partiendo de esa base, buena parte del potencial de la recuperación de la compañía ya está descontado en el precio.