CASO DE ÉXITO 1: Nutai, la empresa que introdujo la robótica colaborativa en Ford

CASO DE ÉXITO 1: Nutai, la empresa que introdujo la robótica colaborativa en Ford

     

 

 

 

Nutai es una empresa valenciana, ingeniería en automatización industrial, experta en robótica colaborativa, sistemas de visión artificial y maquinaria especial. Actualmente, se encuentra desarrollando proyectos en las áreas de Big Data y de Inteligencia Artificial. Sus clientes principales en el sector de la automoción son Ford, Grupo Renault-Nissan, Grupo Volkswagen o Faurecia y Gestamp. Expone el caso de éxito Mónica Pérez, ingeniera e integrante del departamento comercial de Nutai.

La empresa nace hace 25 en el ámbito de la automatización industrial y por su situación geográfica, empieza trabajando con la factoría Ford y en el sector de la automoción.

“Como pyme tenemos clarísimo que si queremos diferenciarnos de otras tenemos que hacer cosas innovadoras, que nos diferencien y nos permitan posicionarnos en el mercado sin contar con los grandes departamentos en número de empleados que puedan tener otras empresas. Es poco habitual que pymes de nuestro tamaño tengan su propio departamento de I+D. Son cinco personas, pero es un número representativo para una empresa de 50 o 60 empleados”, explica Mónica Pérez sobre la vocación innovadora de Nutai.

Tras presentar la empresa y su trayectoria, explica algún ejemplo de algoritmo predictivo de hace años y añade: “Esto de la IA no es hacer solo que un robot sea un humano. La IA empieza en el momento de intentar, mediante la computación, las máquinas parezca que actúan de manera inteligente. Y eso ya lo llevamos haciendo mucho tiempo. En automatización, cuando programamos un robot, lo que hacemos es hacerle actuar como si fuera un humano. No de manera general pero sí actividades puntuales y particulares”.

 

Nutai participa también en el showroom tecnológico del evento con una demo de un robot colaborativo programado para disputar partidas del mítico juego ‘Conecta 4’. Mónica Pérez explica en su exposición los motivos de elegir un juego para presentar la robótica colaborativa: “para que la gente le pierda el miedo a la robótica colaborativa. Los típicos temores a si van a quitar el trabajo a los humanos, si la gente va a ser capaz de trabajar ‘cobot con cobot’ con el robot, si va a haber tensión, etc. Todo esto asusta a dueños de empresa, a líneas de producción, a trabajadores, a fabricantes, a todo el mundo. Hemos querido romper un poco esa barrera. Hemos traído una aplicación para aproximar esta tecnología a la gente”.

¿Cuáles son las ventajas de un robot colaborativo frente a los tradicionales robots? La ingeniera de Nutai detalla las diferencias y las ventajas:

“Los robots tradicionales, convencionales, tienen unas limitaciones: tienen que estar geográficamente delimitados, vallados para proteger a los operarios de la planta de la zona donde está el robot. El robot colaborativo introduce un nuevo concepto: permite trabajar con los operarios cerca sin que eso suponga un peligro. Eso permite eliminar esas barreras físicas y permitir que se pueda colaborar.

También implica que ocupan menos espacio y eso para una empresa es importantísimo porque cada metro cuadrado cuenta. Con ello, las pymes sin grandes superficies ya pueden tener robots en sus instalaciones.

Además, incrementa los beneficios, ofrece una mayor flexibilidad ya que son relativamente fáciles de modificar, lo que implica que se pueden emplear para tareas diversas. Permite el hoy lo pongo aquí a realizar esta tarea, pero si la necesidad de stock me cambia lo puedo reubicar. Dan versatilidad.

Suponen mayor seguridad en tareas complejas y peligrosas: se intenta buscar proyectos donde haya tareas ‘incómodas’, repetitivas o difíciles de cumplir ergonómicamente para un ser humano”.

La demo de robot colaborativo que describe Mónica Pérez, en su exposición, incluye la inteligencia artificial en la visión artificial que incorpora para poder leer los datos del color de las fichas y la profundidad de campo para poder ubicar el tablero.

“Este cobot incluye la visión artificial. Lo hemos dotado de ojos que permiten posicionar las fichas en el tablero. Es una cámara muy sencilla y muy económica. Nos permite incluir métodos de adquisición de datos y procesar esa información. Existen cámaras que por ellas no tienen inteligencia propia y que van asociadas a un software que lo instalamos y es el que gestiona esa información o existen las cámaras inteligentes que ya tienen integrados esos algoritmos que permiten procesar todos los datos que le están llegando a la cámara y darnos un resultado.

Los procesos van desde algunos muy simples y hasta la complejidad que queramos alcanzar. Con mucha más rapidez que el ojo humano. Ofrecen un abanico enorme de campos de aplicación. Reducen costes, son muy fiables y precisas.

Seguramente, los que hayáis tenidos experiencias con la visión artificial, creeréis que no todo es tan ideal. Como siempre hay que ver el escenario. En la visión artificial lo complicado es ver el entorno en el que se encuentra: la iluminación ambiental, el ruido ambiental, que supone el tener en las líneas de producción, la suciedad existente. Cada caso hay que estudiarlo y ver cómo optimizar

La parte de la IA es toda la parte de algoritmo y software, el robot recoge toda la información que le llega a través de la cámara, hace sus cálculos y echa la partida. Nadie le ha conseguido ganar a excepción de su programador. No es un algoritmo adaptativo, no va aprendiendo con las partidas”.

Tras detallar algunas características del cobot que han presentado, Mónica Pérez concluye su exposición asegurando que hay muchas pymes valencianas que están apostando por esta tecnología e insiste en que es una buena inversión, que funcionan y que perduran en el tiempo.

Para terminar, da algunos consejos para las empresas que quieran empezar a trabajar con un robot colaborativo: “Saber claramente para qué lo queréis usar. El que mejor conoce el proceso es el fabricante: velocidad, producción, espacio… es importante acercarte a un experto que te pueda orientar y ayudar a instalarlo. Al principio genera muchas dudas en los operarios pero cuando ven su potencial, le acaban cogiendo cariño”.

Nutai es la empresa integradora oficial de los cobots fabricados por Universal y que distribuye la empresa CFZ Cobots, también presente en el showroom tecnológico.

 

Subvencionado por: