China considera Barcelona una base idónea para plantas de automóviles

China considera Barcelona una base idónea para plantas de automóviles

Dolors Álvarez.- “Sin ninguna duda”, responde a la pregunta de si España puede ser un puntal de las inversiones chinas en Europa, que en los últimos cinco años se han multiplicado por más de 50, con operaciones muy destacadas como la compra de Volvo o la alianza de Telefónica con China Unicom. “Muchas compañías chinas han expresado su interés por este país”, prosigue Yu Yuantang, que destaca que España es ya un socio comercial importante. “Y las compañías chinas que han hecho negocios aquí consideran que ha sido un éxito”. En el caso de Barcelona, destaca la relevancia del puerto. “Para mí, el Port de Barcelona es el puerto principal de Europa y está muy bien posicionado en relación a China. Esto le da a Barcelona una ventaja muy importante, ya que puede ser una base logística para toda Europa. Deberíamos esperar una buena colaboración en temas logísticos entre empresas españolas y chinas”. Sabe, sin embargo, que en Catalunya hay ahora grandes expectativas respecto a la posibilidad de que China traiga una nueva fábrica de automóviles, sobre todo después del acuerdo firmado en mayo por la Generalitat y Brilliance (socio chino de BMW) para analizar la instalación de una fábrica de coches. “Es una ubicación ideal”, dice Yu Yuantang. “Soy consciente –añade– de que España es un país líder en producción de automóviles, es uno de los pilares de este país. Y que, además, exporta el 70% de su producción, lo que demuestra que realmente es muy competitivo. Por tanto, tendría lógica que fuera una base para la implantación de empresas automovilísticas chinas.”. E incluso ve posibilidades más allá del mercado europeo. “España es el mayor productor europeo de vehículos comerciales, y por eso vemos incluso la posibilidad de servir desde aquí el mercado chino”, asegura antes de señalar que los costes no serían el primer problema para ello. “Cuando se toma una decisión de inversión, los costes son un elemento importante y en eso España también tiene una ventaja competitiva respecto a otros países europeos. Pero los costes no son el único elemento a considerar. Hay muchos otros, por ejemplo, los visados, los problemas funcionales y administrativos que estamos intentando mejorar en el ámbito de la UE porque es clave para facilitar las inversiones, tanto de las empresas chinas aquí como de las españolas allí. No sólo afecta a las inversiones industriales, sino también a la universidad y a la investigación. Aquí hay una buena universidad y se ha hecho un importante esfuerzo tecnológico, pero hay que facilitar la movilidad.” Yu Yuantang, que el jueves protagonizó un coloquio en el Iese moderado por el profesor Pedro Nueno, tiene 43 años, pero ya lleva diez ocupándose de las inversiones en Europa. Crecen de forma exponencial, el capital chino ya está presente en más de un centenar de empresas, y la intención es seguir invirtiendo. La estrategia no es nueva, según recuerda. “Ya en los años 90 el Gobierno chino animó a las compañías a ser globales y a hacer inversiones en el resto del mundo. Porque consideró que a largo plazo sería muy difícil ser buenos competidores en el ámbito de China si al mismo tiempo no son buenos competidores en el resto del mundo. Al principio costó mucho, quizá por falta de gente que hablara idiomas o por falta de gente capaz de moverse de forma internacional.” “Pero en los últimos años –añade– las empresas chinas se han ido moviendo cada vez con más fuerza y el Gobierno las sigue animando a invertir fuera en fabricación, en comercialización y también en buscar alianzas en el ámbito del I+D.” La visión de la crisis

“Si España tiene una necesidad es ante todo un amigo”

Pese a la distancia de Pekín, Yu Yuantang sorprende al mostrar un conocimiento muy detallado de Europa, país por país. Y sabe que la economía española no atraviesa desde luego por su mejor momento, con la renovada desconfianza de los mercados. “Un amigo que tiene una necesidad es ante todo un amigo”, dice al recordar que China ya mostró recientemente su apoyo al comprar deuda española. Se remite, además, a la visita de Li Keqiang, viceprimer ministro chino, que vino acompañado de una delegación de 200 empresarios. “De allí salió mucha actividad”, dice. Y añade que “la idea que se tiene en China es que España ha hecho los esfuerzos adecuados. Confío en que supere pronto la crisis”. Yu Yuantang destaca, además, que su Gobierno no sólo espolea a sus empresas para que inviertan fuera. “También anima a compañías extranjeras a invertir en China. Son muy bienvenidas, porque esto es una calle de dos direcciones. Si una empresa china invierte en España es bueno para España porque se crean empleos, se pagan impuestos y se apoya a la economía local. Esto tiene también claras ventajas para China. Por ejemplo, se aprende cómo se gestiona aquí y se aprovecha la cualificación de la mano de obra”.