Del pequeño taller al imperio de matricería