El automóvil confía en España pese al hundimiento del mercado interior