El eje mediterráneo debería estar en 2014 para no perjudicar al puerto

El eje mediterráneo debería estar en 2014 para no perjudicar al puerto

LAURA BALLESTER.– Flores recordó que Fomento tiene una propuesta de trazado elaborada por la Generalitat sobre el tramo Castelló–Tarragona, cuyo estudio informativo encargado por el ministerio tiene un plazo de ejecución de 24 meses, "que se podrían acortar si aprovecharan el trabajo realizado desde la conselleria".

El conseller realizó estas declaraciones en la jornada "Empresas valencianas en la construcción del AVE: experiencia y proyección de futuro", celebrada en la sede de Cierval, que pretendía ser un acto de agradecimiento a los empresarios que han trabajado "en el AVE y por el AVE" pero que en realidad acabó siendo un autohomenaje que se hicieron la Conselleria de Infraestructuras y el presidente de Cierval, Rafael Ferrando, para reivindicar su participación en la gestión del AVE.

La conclusión que defendieron los participantes en las jornadas es que si el AVE ha podido ejecutarse en seis años es porque "todos los estudios informativos y los proyectos constructivos estaban acabados y, ésta previsión, ha permitido que se ejecutaran las obras en plazos", según coincidieron el director general de Transportes, Vicente Dómine y el presidente del Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF) de 2000 a 2003, Juan Carlos Barrón (el antecesor del actual Adif, responsable de la ejecución de las obras).

Obviamente, no se hizo ninguna alusión a la apuesta inicial de la Generalitat por el trayecto por Albacete, que beneficiaba a Alicante y perjudicaba a Valencia y que hizo correr ríos de tinta hasta que se aprobó el trazado actual en el Pacto de Murcia de 2001. Tampoco se citaron los problemas que han generado los estudios informativos y la declaración de impacto ambiental del tramo Motilla–Valencia, anulada en dos ocasiones por la Audiencia Nacional en sentencias ratificadas por el Tribunal Supremo, y que ha obligado a redactar dos nuevos estudios de impacto ambiental. En la jornada también participó el ingeniero Ernesto Colomer quien detalló la propuesta inicial del corredor Embalse de Contreras–Valencia que la empresa Ingeniería Valenciana elaboró en la década de los noventa, por encargo de la entonces Coput (Conselleria de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes). Colomer demostró con las proyecciones de los planos elaborados en los 90 junto a las ortofotos de las obras del AVE cómo el trazado de alta velocidad ha seguido, casi al metro, la propuesta planteada por su empresa para que la plataforma ferroviaria se construyera pegada a la A–3 para reducir su impacto. El ingeniero, no obstante, no tuvo la deferencia de citar al padre intelectual de la propuesta, el ingeniero Claudio Gómez–Perretta, que en aquellos años tuvo que oir de algún responsable político que "el directo por Cuenca no se haría nunca".

Por último, el presidente de Cierval, Rafael Ferrando, se apuntó el tanto de "haber influido en el ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, al que dimos en un almuerzo de la CEOE el estudio encargado por la CEV (cuando él la presidía) a la Politécnica, en el que se mostraban las ventajas del AVE y las mejoras económicas para el territorio. A los pocos meses, el Gobierno de España aprobó que todas las capitales de provincia estuvieran conectadas por alta velocidad y se facilitaba el AVE a nuestra comunidad". Preguntado por qué no se puso el mismo empeño en el eje mediterráneo respondió que "desde 2005 estamos en Ferrmed".