El Gobierno admite que el sector del automóvil necesita reformas “de calado” para reactivar el mercado