El informe de La Caixa echa un jarro de agua fría sobre la economía española

El informe de La Caixa echa un jarro de agua fría sobre la economía española

El informe de La Caixa sitúa el crecimiento de España para el 2011 en el 0,5%, ocho décimas menos de lo calculado por el ministerio de Economía -1,3 %-, y tres por debajo de lo que había barajado el Banco de España -0,8%-. El informe de la entidad financiera estima que el Producto Interior Bruto (PIB) sólo ha subido un 0,6% en los tres primeros meses del año respecto al primer trimestre de 2010. El repunte registrado en la tasa interanual ha sido, además, el mismo que el registrado en el último trimestre de 2010, con lo que el vigor de la economía aún no ha sido suficiente para comenzar a crear empleo y la tasa de paro ha escalado hasta el 20,6% de la población activa. La entidad presidida por Isidro Fainé espera que el consumo se anote un progreso “lento” durante todo 2011, con tasas intertrimestrales del 0,3%, hasta alcanzar una tasa interanual del 0,9%. La previsión para este año de una elevada inflación, hasta el 2,9%, y la “escasa” recuperación del mercado de trabajo, con el paro todavía en auge, constituyen para la caja de ahorros los elementos de “desaceleración” en la recuperación del gasto de las familias. La entidad catalana considera que, a pesar de que la economía ha retomado de nuevo su expansión, España aún está “lejos” de volver a los niveles de PIB previos a la crisis, y asegura que esta misma cota no se alcanzará hasta finales de 2013. El principal lastre de la economía, conocido como “termómetro de recuperación” tanto por el presidente del Gobierno como por el líder del PP, aún seguirá siendo la creación de empleo. En este aspecto se contradice también La Caixa con las previsiones del Gobierno, ya que Zapatero vaticina que la creación de empleo se producirá en la segunda mitad de este año, mientras que La Caixa cree que habrá que esperar hasta 2012. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, corregía al alza las tasas de paro para este año y el próximo, hasta el 19,8% y el 18,5%. Por su parte, la entidad encabezada por Fainé empeora estas estimaciones, y espera que la tasa de desempleo alcance el 20,4% de la población activa. Respecto a la reforma de la negociación colectiva que apuran los sindicatos y la patronal CEOE para cerrar antes de Semana Santa, La Caixa advierte que la moderación salarial requerida por el ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, dependerá de la indexación. Así, sugiere vincular los incrementos de los sueldos a la inflación subyacente, con el objetivo de limitar el impacto de la subida del precio del petróleo y facilitar con ello el “avance” de la productividad. Control del IPC para evitar que suba el paro El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, expresó ayer su esperanza de que en España no se alcancen los cinco millones de desempleados, aunque advirtió de que para ello es necesario tener los “precios bajo control”. En declaraciones a la Ser, afirmó que España tiene un “problema” y es que su inflación está un punto por encima de la medida europea. Esto conlleva el que se pierda competitividad y que las empresas sean más frágiles, consideró. Además, también avisó de que un nivel de precios alto dificulta el que se creen puestos de trabajo de calidad. La razón que dio Almunia es que la inflación y la creación de empleo están relacionados. Por ello, reiteró que, para que haya un crecimiento sólido que permita generar empleo de calidad y absorber el “tremendo” nivel de paro, debe “poner los precios bajo control”. Preguntado si la subida de tipos aprobada el jueves por el Banco Central Europeo perjudica a España frente a Alemania o Francia, respondió que no y recordó que lo que le ha venido mal a España han sido los años de tipos bajos en que se ha producido un alto endeudamiento que ha llevado a la explosión de la burbuja inmobiliaria.