El metal destruye 6.000 empleos pese a elevar la producción y la exportación

El metal destruye 6.000 empleos pese a elevar la producción y la exportación

JORDI CUENCA.- Los empresarios valencianos del metal son pesimistas de cara al futuro inmediato y creen que el sector “muestra signos de empeoramiento”, a pesar de que el tercer trimestre, a excepción de la sangría en el empleo, se cerró con buenos datos tanto en la producción como en las ventas al exterior. El informe de coyuntura hecho público ayer por la patronal valenciana del metal Femeval, correspondiente al período comprendido entre julio y septiembre, constata que la producción en esta actividad de la industria aumentó un 4,1 % respecto al mismo trimestre de 2010. El dato está en el otro lado de la balanza respecto del segundo trimestre de 2011, cuando se produjo un descenso del 3, 7 %, y además se mueve en la banda contraria al de la media del sector en España, donde se registró una contracción del 3 %. El informe destaca el significativo aumento en los subsectores exportadores y el descenso en aquellos dependientes del mercado interior. Así, el material de transporte crece un 18,9 % y la maquinaria y equipo mecánico, un 8 %, mientras que el material eléctrico, electrónico y óptico baja un 10,9 %.

La constatación de esta dinámica viene de parte de las ventas al exterior, que experimentaron un crecimiento del 11,45 % en los ocho primeros meses del año. El importe global fue de 4.510 millones de euros, de los que más de la mitad correspondieron al sector del automóvil (2.325). El informe pone de relieve, asimismo, “que los destinos de las exportaciones del metal están cambiando, apareciendo China, que casi triplica el valor de sus compras, o Bélgica, que prácticamente las dobla”. La India, por su parte, figura en el puesto 17 del escalafón, pero ha multiplicado por 2,5 las compras de productos metalúrgicos valencianos.

Ocupación
Contrariamente a lo que sucede en la producción y la exportación, el tercer trimestre del año ha sido muy malo en términos de empleo. El número de ocupados en el sector disminuyó en 5.950 personas. En el ramo de la industria del metal, los parados aumentaron en 3.450, con lo que la cifra de trabajadores baja hasta 88.200. En el conjunto de España, el empleo se incrementó en 4.200 personas. Por subsectores, el de instalaciones reduce empleo en un 5,25 % y el de venta y reparación de automóviles, en un 1,69 %. Sólo un 8,8 % de las empresas consultadas en la encuesta efectuada por Femeval aumentó su plantilla en el mencionado período. Un 28,4 % de las firmas augura que reducirá empleo en el cuarto trimestre del año.

Y es que el metal valenciano ve muchos nubarrones en el horizonte. El Índice de Clima del sector da una valoración de 4,3 puntos a esta actividad, “el peor valor de la serie histórica”. “La debilidad de la demanda interna aparece como el principal factor limitador de la actividad de las empresas, seguida de las dificultades de financiación y tesorería”, afirma el informe, que sitúa en tercer lugar la “morosidad y los largos plazos de pago”, por delante del difícil acceso a financiación externa.