El parque de proveedores de Ford se ampliará en un millón de metros cuadrados

El parque de proveedores de Ford se ampliará en un millón de metros cuadrados

C. ALÓS/J. L. ZARAGOZÁ El Parque Industrial Juan Carlos I, promovido por la Generalitat y el ayuntamiento de Almussafes a través de la empresa pública Sepiva en la década de los noventa para acoger a gran parte de los proveedores de la factoría de Ford España, podría iniciar una nueva fase de ampliación -será la tercera- tras recibir la planta valenciana el encargo de producir los nuevos vehículos Kuga y Transit Connect. La multinacional norteamericana ha adjudicado estos nuevos modelos y tiene previsto realizar una inversión de 812 millones de euros para acometer un proceso de fabricación que requerirá el suministro de nuevas piezas por parte de la industria auxiliar. El recinto colindante a la factoría está ocupado en un 90 % de su superficie, según reconocía ayer el presidente de la asociación del parque de proveedores APPI, Nicolás Agustín. Los empresarios del sector ya han mantenido algunas reuniones con la corporación local de Almussafes para poner en marcha la tercera fase de ampliación del recinto. La primera consta de 660.000 metros y se inauguró en 1996. La segunda consta de 767.000 metros y se completó en 2008, lo que genera un recinto industrial de 1,43 millones de metros cuadrados y da empleo a unas 3.500 trabajadores. El ayuntamiento de esta localidad está decidido a poner en marcha la ampliación del parque de proveedores Juan Carlos I, una aspiración del municipio que la crisis había frenado. El alcalde, Albert Girona, confirmó ayer que ya existen estudios iniciales para el desarrollo de más suelo industrial junto a la planta de la multinacional. La zona industrial ocuparía una superficie de un millón de metros cuadrados y su desarrollo se realizaría como las dos anteriores a través de la empresa pública de la Generalitat Seguridad y Promoción Industrial Valenciana (Sepiva), que se encargaría de realizar las expropiaciones. El ayuntamiento, que gobierna el Bloc apoyado por el PP pese a que el PSPV fue la lista más votada en las elecciones del 22 de mayo, tiene intención de poner en marcha la tercera fase del polígono y espera que pueda estar urbanizada antes de que concluya el mandato. El ayuntamiento no ha dejado de recibir propuestas de empresas radicadas en el área metropolitana de Valencia que pretenden instalarse en el polígono Juan Carlos I, pero se ve obligado a rechazarlas porque no existe espacio disponible ya que todas las parcelas están cubiertas. La intención del ayuntamiento es diversificar la actividad en el parque y promover especialmente la presencia de empresas que no tengan una relación directa con la planta automovilística. El parque industrial de Ford, inaugurado en octubre de 1996, agotó sus parcelas hace ahora año y medio cuando una empresa navarra proveedora de la factoría ocupó la última que quedaba. La firma valenciana Clem presenta un autobús eléctrico La empresa valenciana Clem, dedicada a la comercialización de vehículos de carga, elevadores y eléctricos, tiene previsto presentar mañana en Madrid un microbús eléctrico que cuenta con una autonomía de más de 120 kilómetros y una velocidad y aceleración adaptadas a los entornos urbanos. Este innovador autobús introducido en España por la compañía con sede social en Cheste ha sido realizado por el fabricante italiano Breda Menarinibus. A través de la importadora valenciana ya cuenta con las primeras unidades en fase de pruebas en Portugal, Figueres y Figo, según indica el directivo de Clem Riwal José Luis Sempere. Esta mercantil es la única que opera en la Comunitat Valenciana y una de las escasas con presencia en la Península Ibérica. El autobús, modelo “Zeus”, mide casi seis metros de largo y dos de ancho, y dispone de una capacidad para una veintena de personas. Una de sus principales novedades es la reducción de más de 500 kilogramos de peso y cuenta con unas baterías de litio de última tecnología. El nuevo sistema de Alimentación eléctrica y control permite reducir los tiempos de recarga, así como realizar recargas parciales. La velocidad máxima del autobús eléctrico es de 45 kilómetros por hora. Según Sempere, la línea de actividad ecológica forma parte de los proyectos de expansión de una empresa que es una de las líderes en España en la venta de carretillas, plataformas elevadoras y grandes flotas de vehículos. La firma con cuartel general en Cheste cuenta con delegaciones en varias ciudades de España y participa en otros planes de diversificación de su principal actividad. j. l. z. valencia