El presidente de Ford Europa cree que las ventas de coches en España tardarán mucho en recuperarse