El sector del automóvil alemán preocupado por la eurocrisis

El sector del automóvil alemán preocupado por la eurocrisis

Rafael Poch | Humedad en el camarote de primera del Titanic. La industria alemana descubre con sorpresa que la recesión europea, propiciada en parte por la austeridad alemana como única receta, afectará a sus propias exportaciones. Lo dicen los jefes de Volkswagen, BMW y Opel, Martin Winterkorn, Norbert Reithofer y Karl-Friedrich Stracke, citados por el diario económico Handelsblatt.

“2012 será más duro, sobre todo en Europa y especialmente en los países muy endeudados”, dice Winterkorn. Volkswagen vende casi la mitad de sus coches en Europa, donde las ventas de automóviles han caído, casi un 20% en España y más de un 10% en Italia. “Contamos con mercados volátiles por lo menos hasta el 2015”, dice el jefe de BMW. Su colega de Opel confirma un “enfriamiento considerable para el año que viene en Europa” ¿Sólo en Europa?

No lo cree así el vice primer ministro y responsable de finanzas chino, Wang Qishan, que ha dicho este fin de semana que cuenta con el enfriamiento de los dos principales mercados exportadores de China: Europa y Estados Unidos. La pregunta de si China podrá repetir su gesta de 2008 –un gran plan de rescate que sostuvo su 9% de crecimiento en 2009 y 10,4% en 2010- sobreviviendo casi indemne a una segunda recesión y aliviando de nuevo la coyuntura global, tiene ahora respuestas mucho más inciertas.

Eso sugiere que el milagro del último año, cuando Volkswagen logró vender, por primera vez, más de ocho millones de coches, precisamente gracias a la demanda china y americana, tiene pocas posibilidades de repetirse. El pinchazo de Europa, donde Alemania vende el 60% de sus exportaciones (40% en la eurozona) no podrá ser compensado en otros mercados. “En 2012, Europa occidental será la región problema para la industria del automóvil”, señala un experto del sector.

El crecimiento de la economía alemana en el cuarto y último trimestre del año “será notablemente más lento” a causa de la caída de la demanda de las exportaciones “en la zona euro y globalmente”, señala un informe del ministerio de finanzas alemán divulgado ayer.