España cae del octavo al noveno puesto en el ranking mundial de fabricantes de automóviles en 2011