Ford trae a Europa su tecnología de comunicación por voz con el B-Max