Jacques Pieraerts, el hombre detrás de Toyota