La adaptación digital de las empresas pasará por asumir que las TIC no sirven solo para existir sino también para competir

La adaptación digital de las empresas pasará por asumir que las TIC no sirven solo para existir sino también para competir

Valencia, 21 de junio.- La Jornada ‘El futuro de las áreas industriales’ organizada por la Asociación de Parques y Polígonos Industriales de Almussafes (APPI) con el apoyo de FEPEVAL abordó la manera en que las empresas, la industria y los espacios que las albergan deben adaptarse a los nuevos tiempos desde diferentes ámbitos y, uno de ellos fue el tecnológico. En la mesa de trabajo liderada por Iván González, director de Transformación Digital de Seidor, empresarios de distintos sectores analizaron la necesidad de asumir que las TIC no sirven sólo para dar a conocer tu producto o servicio, para “existir”, sino que se deben aprovechar para mejorar la competitividad de la empresa.

González arrancó las intervenciones con una exposición en la que insistió en la importancia de introducir las nuevas tecnologías “en el ADN” de todas las empresas e hizo hincapié, hoy en día, “ya no es el pez grande el que se come al pequeño, es el pez más rápido el que sobrevive”.

ef17_0480_1Pero no basta con incorporar tecnología en las empresas, sino que estas se enfrentan también al reto de acompañar a sus trabajadores en el proceso de adaptación a la era digital. Se trata de tener en plantilla personas con conocimientos y competencias para que la empresa sea realmente digital. Y llegar a ese punto supondrá, según el director de Seidor, vender más a un coste menor y diversificar el negocio, clave del éxito de las compañías: adaptarse a las nuevas necesidades del mercado.

Por su parte, Caballero, desde Innoarea Projects, dedicada a dar a la industria soluciones de realidad virtual y realidad aumentada, reafirmó que para las compañías, incorporar estas innovadoras tecnologías les puede comportar beneficios tremendos contribuyendo a mejorar su competitividad. Demostrar al sector todos los beneficios que puede conllevar la incorporación de este tipo de tecnología es una de sus premisas.

En ese sentido, en la mesa se ha abordado la importancia de una figura como el CIO, encargado, precisamente, de la implantación de la tecnología en las empresas y de conseguir que todo el equipo que conforma una compañía evolucione ‘tecnológicamente’ en los mismos tiempos. Una figura aún por implantar en muchas empresas como resalta Caballero pues, dice, en la mayoría de casos, su interlocutor son los departamentos de Marketing.

Vico Valero, como responsable último de su empresa, señaló también el cambio de mentalidad como el punto de partida para esa ‘revolución’ digital y tecnológica de la industria: “ mi objetivo en la empresa es que todo el mundo vea que lo mejor es la digitalización y, a partir de ahí, incorporarla apoyándonos en el servicio técnico”.

ef17_0459_1En la mesa, participaban dos CIO cuyas empresas, con decenas de años de historia, han arrancado ya esa transformación. Paco Auñón, de Hinojosa, certificó los beneficios: “canales de venta distintos con ventajas diferentes, obtener eficiencias industriales y aumentar ingresos”, pero advirtió también de las dificultades como hacer entender a las personas la necesidad del cambio o tener que asumir riesgos a la hora de contratar tecnología con empresas que tienen un perfil muy parecido: son emergentes, pequeñas y sus productos no tienen años de experimentación pero, dice, “hay que jugársela y asumir esos riesgos”.

Y queda mucho por hacer. González esgrimió un estudio realizado entre la alta dirección de diversas empresas que concluyó que el 63 % de los encuestados está preocupado por la digitalización (según el director de Seidor, hace un año, no llegaba al 20 %). Pero el camino parece ser largo y es que el 85 % sabe que tiene que hacer algo pero aún no sabe el qué.