La construcción del Corredor Mediterráneo daría empleo al 11% de valencianos en paro

La construcción del Corredor Mediterráneo daría empleo al 11% de valencianos en paro

PACO CERDÀ.- Pese a la saturación de grandes cifras que alaban las bonanzas del Corredor Mediterráneo, ayer se conoció un nuevo dato con rostro humano que puede generar más entusiasmo civil en el proyecto. La construcción del eje ferroviario de Algeciras a Francia supondría la creación de 64.000 empleos en la Comunitat Valenciana entre 2011 y 2014, la mitad de ellos en el sector servicios y un tercio en la construcción. Esto equivale a solucionar de un plumazo el 10,7% del actual desempleo valenciano. Y en el caso concreto de la provincia de Castelló -donde hay más que construir-, el impacto laboral ascendería al 27% de su desempleo actual, según un estudio sobre el impacto económico de esta infraestructura elaborado por expertos de la Universitat Jaume I de Castelló y de la Universitat de València a petición de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE).
La ilusión de esta cifra contrasta con la congoja del otro gran dato desvelado por el estudio: si la Comisión Europea decide el próximo 19 de octubre excluir de la Red Básica Transeuropea de Transportes al Corredor Medierráneo, el coste de los transportes aumentarán un 12% y ello provocará una reducción del 28% de las exportaciones valencianas. “Es una infraestructura vital para el desarrollo futuro de nuestra región”, concluyó César Camisón, catedrático que ha dirigido el trabajo.

Así lo avalan las grandes conclusiones de este último estudio. El corredor aumentaría un 3,86% el PIB autonómico; su impacto sobre la producción agregada de la Comunitat Valenciana se estima en 9.300 millones a partir de una inversión en la obra de 5.400 millones; y la rentabilidad se da por descontada: por cada euro invertido se obtendrán 2,14 euros en incremento de producción y servicios. “La no realización de la infraestructura sería un fracaso que como país no nos podemos permitir. El futuro de la economía española depende, en gran medida, de que España se consolide como un centro logístico intermodal, y en dicha realidad el Corredor Mediterráneo es pieza fundamental”, detalla el informe.

Una megarregión europea

Sobre las repercusiones europeas del proyecto amplió el foco Josep Vicent Boira, profesor de Geografía de la Universitat de València y acérrimo defensor de la infraestructura ferroviaria. Boira detalló que el corredor es la gran oportunidad para que la C. Valenciana se integre en la nueva megarregión que articule Europa. “Ya existe la megarregión de Londres-París-Milán-Munich-Hamburgo. Ahora se están formando otras dos megarregiones europeas en el Báltico (con 8 Estados integrados) y en torno al Danubio (con 10 países). La siguiente megarregión europea debería estar en el sur de Europa, de Algeciras a Lyon, y este eje ferroviario será fundamental para estructurarla”, señaló el geógrafo. Y ahí se incluiría la Comunitat Valenciana.

La competitividad que aportaría la nueva infraestructura para el transporte de mercancías y pasajeros, coincidieron los ponentes, es fundamental para evitar la “deslocalización de empresas como Ford”, cuya planta de Almussafes ahorraría “unos 300 euros por coche” si entrara en funcionamiento el eje ferroviario.

Federico Félix, sobre el futuro gobierno: “Cànter nou fa l’aigua fresca”
Aunque los dirigentes de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) no querían hablar de nada ajeno al Corredor Mediterráneo para no eclipsar el tema estrella de la presentación, el presidente de la Fundación Pro-AVE y miembro de la asociación empresarial, Federico Félix, no pudo evitar dejar un titular. Preguntado por si beneficiaría al proyecto del Corredor Mediterráneo un gobierno central del PP, Félix fue muy explícito: “Cànter nou fa l’aigua fresca”, señaló, y destacó que el “sentido común” dicta que será mejor la relación con un gobierno del PP cuando “todos los gobiernos de las regiones afectadas por el corredor son conservadores”.
El presidente de AVE, Vicente Boluda, reclamó al Gobierno central que “siga presionando en Bruselas hasta que finalice su mandato” para lograr ese objetivo y que el Ejecutivo que salga de las urnas el próximo 20 de noviembre refrende ese apoyo “rotundo” a esta infraestructura. Los dos representantes de AVE quisieron subrayar la “colabaración” de Cataluña en este proyecto. “No hemos tenido en Cataluña ninguna respuesta que no haya sido positiva. Eso ha sido magnífico”, señalaron Félix y Boluda.

En Cataluña, según el estudio, el impacto del corredor será menor: sus efectos alcanzarán al 1,94% del PIB autonómico y al 3,7% del desempleo actual.