La industria asegura que la energía fotovoltaica será rentable en cinco años

La industria asegura que la energía fotovoltaica será rentable en cinco años

Según un informe publicado por EPIA y Greenpeace, los precios de la fotovoltaica se han reducido un 40 % desde 2005 y está previsto que caigan otro 40 % de aquí a 2015, con lo que podrán competir con los precios de la electricidad para los hogares en los próximos cinco años. El presidente de EPIA, Ingmar Wilhelm, afirma que gracias a las economías de escala las tecnologías solares están a punto de lograr un “avance económico”, en un momento en el que la capacidad mundial totaliza 40.000 MW, según datos de 2010. Wilhelm explica en un comunicado que desde hace mucho años, la energía fotovoltaica ha venido reduciendo sus costes y aumentando su eficiencia hasta llegar al momento actual, en el que se prevé que la inversión global en esta tecnología pase de los 35.000-40.000 millones de euros actuales a más de 70.000 millones en 2015. Sólo en la UE, esa inversión llegará a 35.000 millones en 2015, frente a los entre 25.000 y 30.000 millones actuales, según el estudio publicado hoy por EPIA y respaldado por Greenpeace. La industria prevé asimismo que la fotovoltaica suponga un 12 % de la demanda energética europea en 2020 y un 9 % de la mundial en 2030. “Nuestro objetivo es lograr que la tecnología solar fotovoltaica sea una fuente convencional de energía”, señaló el experto de Greenpeace para cuestiones energéticas Sven Teske, quien explicó que para conseguirlo se necesitará “apoyo político y un coste óptimo para los consumidores”. En su opinión, la energía solar fotovoltaica es una tecnología clave para combatir el cambio climático, genera entre 35 y 50 empleos por cada toneladas de dióxido de carbono (CO2) que se reduce y aumenta la seguridad de suministro, ya que reduce la dependencia de las importaciones de energía. El informe revela también que la capacidad mundial fotovoltaica podría crecer desde los 36 GW registrados a finales de 2010 hasta los 180 GW en 2015, mientras que la europea se prevé que aumente hasta los 100 GW en 2015, desde los 28 GW del año pasado. Estos avances permitirán ahorrar al año hasta 1.400 millones de toneladas de CO2 en el mundo y 2020 millones dentro de la UE. La industria solar fotovoltaica ya emplea a 300.000 personas y podría dar trabajo a más de 600.000 en 2015. Además tiene potencial para llegar a los 1,6 millones en 2020 si se mantiene un apoyo político adecuado, según EPIA.