La ley de distribución perjudicará a sector y consumidores

La ley de distribución perjudicará a sector y consumidores

La última junta directiva de Anfac, Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, ha concluido con la preocupación sobre el proyecto de ley de distribución (actualmente en el Congreso de los Diputados), porque de prosperar algunas de las enmiendas presentadas podríamos volver a la situación incial, cuando PP y CiU aprobaron una iniciativa que sólo beneficiaba a los propietarios de los concesionarios, y que suponía un blindaje para los accionistas de las concesiones».

Los fabricantes insisten en que los grandes afectados serían los empleados de las concesiones, al tiempo que producirían perjuicios a esta industria que «invierte grandes sumas en I+D+i», en la imagen de marca y en la venta de producto. Pero además se extraen consecuencias negativas para el mercado, el consumidor y la calidad del servicio de venta, sin descartar que se puedan ver afectados otros sectores económicos.

Una de las consecuenicas del proyecto de ley sería un alza de precios de los vehículos, dado que obligará a hacer elevadas provisiones por indemnizaciones, lo que unido al aumento de los costes de comercialización tendrían como consecuencia un perjuicio sobre el consumidor. Junto a ello, a Anfac le preocupan determinados aspectos del proyecto, como el traspaso del negocio por parte del concesionario sin autorización de la marca, que impondría por ley al fabricante la obligación de sorportar una cesión de su contrato y el derecho de terceros a usar su marca.

Esta actuación, según Anfac, sería intervencionista y contraria a las normas vigentes en la UE. Otra preocupación es lo referente a las indemnizaciones. El proyecto fija baremos muy superiores a las vigentes en cualquier país europeo. En este sentido, los fabricantes considran que deben ser los jueces las que fijen esas cantidades, sin topes máximos ni mínimos. Anfac apela al propio informe de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), que asegura que «cabría valorar el no regular expresamente esta indemnización«, dado que la cuestión está resuelta por jurispruedencia.

Otro foco preocupante sería la aplicación de la ley a todos los contratos. Los fabricantes creen que no se debería aplicar a los antiguos, ni a las renovaciones ni prórrogas de contratos en vigor por la incertidumbre e inseguridad jurídica que produciría. En este sentido, Anfac vuelve a apelar a las conclusiones del informe de la CNC, que califica de «inconsistente» esa retroactividad con el principio general de irretroactividad que reconoce el Código Penal.

Finalmente, la patronal cree que la futura ley debe ser una «norma de mínimos con carácter horizontal» que contemple las condiciones básicas de los contratos de distribución de cualquier sector económico, permitiendo aspectos específicos a cada actividad. A ello unen que permita adaptar la norma a las necesidades del mercado, presenvando la libertad de pacto de las condiciones y relaciones que mantienen las partes.