La patronal afirma que la economía valenciana continúa en un ´severo proceso de ajuste´

La patronal afirma que la economía valenciana continúa en un ´severo proceso de ajuste´

La economía valenciana no levanta cabeza y “continúa en un severo proceso de ajuste interno, que debe servir para consolidar las bases de la recuperación”, según el último informe de coyuntura, correspondiente a junio, hecho público ayer por la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), que recuerda que en el primer trimestre del año “nuestra economía continuó manteniendo su actividad agregada en niveles próximos a cero, pero positivos”. El informe pone de manifiesto que el consumo es la gran asignatura pendiente, no en vano, “al contrario de lo que está sucediendo en otros enclaves económicos, los recortes presupuestarios en gasto e inversión públicos no han sido relevados por los componente privados de la demanda interna”. Así las cosas, como sucede en el resto de España, la demanda externa se mantiene como la única locomotora que tira de un tren con muchos lastres. Una afirmación es sintomática al respecto: en todas las ramas de actividad se siguen cerrando empresas. La patronal destaca el dinamismo de sectores como el azulejo o la metalurgia, así como el transporte y las actividades relacionadas con el turismo. Por contra, el comercio minorista registró una evolución peor que en trimestres anteriores, la construcción “continuó estancada en niveles contractivos” y el sector primario, aquejado de problemas como la política comercial de las grandes superficies o los efectos del frío, ha recibido la puntilla con la crisis del pepino, que ha afectado de manera especial a las exportaciones hortofrutícolas. Las previsiones de la patronal provincial de cara a este segundo trimestre que finaliza en tres semanas no son precisamente halagüeñas. El informe señala que los sectores son poco optimistas por la “debilidad de la demanda interna, la contención del gasto y la inversión pública, así como los problemas de acceso y encarecimiento de la financiación”. Tras unos primeros tres meses de año en los que el paro ha subido con menor intensidad, los augurios de la CEV apuntan a que “la tenue recuperación de algunas ramas productivas así como el inicio de la temporada estival serán generadoras de empleo y reducirán estacionalmente los niveles de paro”, aunque primarán las contrataciones temporales. Renovación en el comité ejecutivo La junta directiva de la CEV acordó ayer celebrar el próximo 23 de junio la asamblea anual de la organización, en la que se renovará a los miembros de sus órganos de gobierno cuyo mandato de cuatro años finaliza ahora. Respecto al comité ejecutivo, se producirán seis bajas de las quince vocalías actuales, aunque lo más probable es que todos ellos sean presentados de nuevo por sus federaciones para su reelección. Se trata de Federico Félix (agroalimentación), Marino Fernández (El Corte Inglés), Francisco Corell (transporte), Juan Carlos Gelabert (hostelería), Juan Cámara (contratistas de obra pública) y Amparo Ruiz Albiol (metal). De ellos, Corell y Cámara han sonado como posibles sustitutos del actual presidente de la CEV, José Vicente González, quien el 5 de julio será elegido presidente de la autonómica Cierval y que cuatro meses después dejará su cargo en la provincial. Este asunto no se abordó ayer en la junta directiva, en la que se dio un apoyo cerrado a los postulados defendidos por la CEOE en la fracasada negociación de los convenios colectivos.