Las peores cifras de ventas de coches en veinte años

Las peores cifras de ventas de coches en veinte años

Las automatriculaciones han «salvado los muebles» de la estadística de ventas de automóviles de turismo durante el pasado mes de agosot. En los últimos días del mes, los concesionarios y las marcas han realizado ventas ficticias para llegar a objetivos que han alcanzado las dos mil unidades. Gracias a ello, en la estadística, aparece un crecimiento de ventas de, 5,6% respecto al mismo mes del año pasado, que fue el peor de los últimos veinte, prácticamente desde que se hacen estadísticas de plena fiabilidad. Pero aun así, la cantidad final se sitúa por debajo de las cincuenta mil unidades. Menos de la mitad de lo que se matriculaba hace sólo un lustro.

Con estas cifras, el resultado de ventas en los ocho primeros meses del año es desolador, con un descenso de las matriculaciones superior al 22%, hasta completar 568.354 unidades. Ante la evolución presente e inmediatamente futura del mercado, las asociaciones de fabricantes y concesionarios han rebajado, una vez más, sus previsiones sobre cierre de ejercicio, que ya muchos sitúen en el entorno de las 830.000 unidades. Sólo un cambio de Gobierno que de alguna forma pudiera devolver la confianza a los consumidores relanzaría las ventas. Porque la realidad es que el sector que ha sufrido mayores descensos, un mes más, ha sido el mercado de los particulares.

Concesionarios vacíos

Según las estimaciones de la asociación de fabricantes, Anfac, «el tráfico de público en concesionarios es prácticamente nulo». Para los analistas de los fabricantes, «el canal de particulares sigue mostrando un comportamiento muy negativo, con 14 meses de caídas consecutivas. El descenso de este canal acumula ya una caída del 41,2%, con un total de 257.361 matriculaciones en el periodo enero-agosto». La demanda de particulares ha vuelto a descender en un 6%, con lo cual representa ahora un descenso del 60% respecto a lo que representaba hace exactamente un lustro.

Ante esta situación, cada vez son más las voces que solicitan al Gobierno medidas urgentes para revitalizar el sector, ya que, de mantenerse la actual situación, parece más que probable el cierre masivo de un buen número de pequeñas y medianas empresas dedicadas a la distribución, además de regulaciones de empleo generalizadas que afectarían a cerca de quince mil puestos de trabajo.

Mientras, Faconauto pide a los partidos políticos que especifiquen en sus programas sus ideas para revitalizar el sector de la automoción, que deben orientarse tanto a incentivar la demanda de los consumidores como a facilitar líneas de crédito para poder llevar a cabo las operaciones comerciales. Además les solicita un compromiso para aprobar urgentemente la Ley de Contratos de Distribución Comercial, cuyo anteproyecto está en el Congreso, pero que no ha sido tramitado aún por el actual Gobierno.

Por su parrte, Ganvan, otra de las grandes patronales, que agrupa a concecionarios y talleres, insiste en que un nuevo plan de achatarramiento de los vehículos con más de diez años de antigüedad, podría ser un camino acertado para conseguir una recuperación de las ventas.

Parque obsoleto

Según las mismas fuentes, de los algo mas de 22 millones de vehículos que circulan en nuestro país, más del 40%, es decir, nueve millones y medio, tienen más de diez años. Una proporción que sólo es superada por Grecia en Europa Occidental.  Y únicamente poco más de la cuarta parte de los coches que circulan por nuestras carreteras tienen menos de cinco años. Estos datos no sólo perjudican a la seguridad vial, sino además a los niveles de contaminación atmosférica.

Por lo que se refiere a la marcha del mercado en agosto, Ford fue líder del mercado, por delante de Seat y Peugeot, mientras que en el acumulado del año, Seat, Volkswagen y Ford lideran la tabla, seguidos de cerca por Peugeot, Opel, Renault y Citroën. Por modelos, el Renault Megane fue el más vendido tanto en agosto como en los ocho primeros meses de 2011.
Operaciones que falsean el mercado

curre todos los meses. Todos los fabricantes las utuilizan y nadie lo reconoce . Se trata de las automatriculaciones. Coches que se matriculan a nombre de empresas intermedias en los últimos días del mes para cumplir objetivos comerciales y cobrar el «ráppel», y que en las siguientes semanas hay que liquidar para sanear el almacén. Son los llamados «Kilómetro 0» o, en algunas empresas con menos escrúpulos, «coches de directivos». No son ventas reales, aunque siguen apareciendo en las estadísticas.