Las pymes, al asalto de la CEV

Las pymes, al asalto de la CEV

JORDI CUENCA.- Catorce años después, la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) celebra hoy de nuevo unas elecciones con dos contendientes en pos de ocupar la presidencia que deja vacante José Vicente González tras cinco meses compatibilizándola con la de la autonómica Cierval. Será una lucha entre dos dirigentes de pymes, concretamente, el presidente de Cepymev, Salvador Navarro, y uno de los vicepresidentes, Juan Manuel Real.

El primero es un hombre del transporte de la nueva generación de dirigentes pero con larga experiencia en los órganos de gobierno de la patronal. Navarro llega como el principal favorito, dados los numerosos y decisivos apoyos de federaciones con que cuenta, en especial la más poderosa, el metal. Enfrente tendrá, con escasas posibilidades de éxito, a un empresario de la construcción, cuya candidatura ha sido impulsada por su patronal y el presidente de esta, Juan Eloy Durá, con el único objetivo de hacer ver su “disconformidad” con el proceso. Durá ambicionaba el cargo de González y al ver el rechazo que tenía su candidatura removió Roma con Santiago para evitar la de Navarro. De todas formas, pese a que la organización no ha logrado un presidente de consenso en estos más de cuatro meses de cansinas negociaciones, el día después no se presume conflictivo. El clima interno está lejos de la tormenta -acrecentada por las irregularidades en la formación- que se instaló en la CEV desde los meses previos a la dimisión de José María Jiménez de Laiglesia en febrero de 1997 y del proceso electoral en el que Rafael Ferrando (construcción) ganó la presidencia a José Sanchis Alcover (metal), un candidato, este último, que recuerda a Real en el sentido de que tampoco era el líder de su federación y fue utilizado por esta para hacer una demostración de fuerza y disconformidad.