Las vacaciones y la competitividad