Los concesionarios de coches han prescindido de 50.000 trabajadores desde el inicio de la crisis