Los concesionarios elogian la reforma laboral, pero no contratarán hasta que la economía se recupere